El gran peligro en el mundo actual es el triste individualismo que nace del corazón avaro (Francisco)