La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Derecho a una vivienda digna

Los desahucios tras una ejecución hipotecaria de primera vivienda han disminuido un 7 por ciento en los tres primeros meses del año. Han afectado a cerca de 9.000 viviendas habituales. Los obispos españoles han señalado en muchas ocasiones que es necesario poner fin a la tragedia humana que supone la pérdida de la vivienda por razones de pobreza. El derecho a una vivienda digna debe ser tutelado en la medida de lo posible. Ya se han dado pasos para tutelar ese derecho pero hay todavía cambios que hacer. La ley de 2013 que regula las ejecuciones hipotecarias fue un paso adelante. Pero la justicia europea ya ha señalado en varias ocasiones que hay que modificarla. La prórroga hasta 2017 para proteger a los deudores hipotecarios más pobres, acordada en el pasado mes de febrero por el Gobierno, es útil. El Fondo Social de Vivienda, creado en 2013 con casas aportadas por los bancos, ha supuesto un paso adelante porque da acceso a alquileres baratos. Pero sería bastante razonable que ese fondo se dotara con más pisos y que los requisitos se flexibilizaran.

Por otra parte la Defensora del Pueblo ha hecho un censo de viviendas de protección oficial vacías y parece que hay al menos 13.000. Con las garantías necesarias, esas viviendas deberían cumplir la función social para las que se construyeron. Hay que responder con soluciones y con políticas sociales, a los que han convertido un problema real en una bandera ideológica.