La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Papa llega este sábado a Sarajevo

AFP4230626_Articolo “La paz esté con vosotros”, lema del 8º Viaje Apostólico del Papa, es el tema central de la solicitud de la Sede Apostólica por Bosnia y Herzegovina. Sarajevo, la ciudad asociada al estallido del primer conflicto mundial, y en la época moderna al más largo asedio militar, del 1992 al 1996, recibe este sábado al Papa Francisco en la segunda visita apostólica en esa tierra.

Seis son los eventos que ven al Papa en Sarajevo este sábado: por la mañana el encuentro con las autoridades en el Palacio Presidencial seguido por la Santa Misa en el Estadio de la Capital; y el encuentro y el almuerzo con los seis Obispos del País en la Nunciatura Apostólica. Por la tarde el Papa celebra las Vísperas con el Clero en la Catedral del Sagrado Corazón, la catedral que ha sido gravemente dañada durante la guerra, luego el Encuentro Ecuménico interreligioso en el Centro Estudiantil Internacional Franciscano y por último el Encuentro con los jóvenes reunidos en Centro Diocesano “San Juan Pablo II” que se encuentra en construcción.

Un país signado por conflictos bélicos y religiosos

Es importante conocer la historia del país para captar el entero significado de este viaje pontificio, el cual llega después de dos visitas al país realizadas por el Papa Juan Pablo II, quien, aún albergando el intenso deseo de visitarla durante la guerra en 1994, logró concretar el viaje en 1997 después de terminar el asedio más largo de la historia militar moderna, durado desde 1992 a 1996, y más tarde con ocasión de la beatificación de Ivan Merz en 2003.

Con esta visita de Francisco, pues, suman tres los viajes apostólicos a Bosnia Herzegovina, y dos a la ciudad de Sarajevo, y eje del mensaje del Papa será precisamente la paz, construida a través de la tolerancia y la convivencia religiosa.

Una visita que llega también después de recibir en el mes de marzo a los seis obispos de Bosnia-Herzegovina, en visita ad Limina, a quienes el Papa habló de la multiculturalidad y la multietnicidad de la sociedad en la que viven, y recordando los no lejanos conflictos bélicos, la falta de trabajo y de perspectivas de los habitantes del país, recordó la tarea que les fue confiada, aquella de ser “padres de todos”.

Un mosaico de culturas, religiones y etnias

Las relaciones entre las diversas componentes religiosas del país, un 40% de musulmanes, un 31% de ortodoxos y un 15% de católicos, además de las otras minorías religiosas, dramáticas en los decenios pasados, ve a la Bosnia Herzegovina trabajar por la paz y la pacífica convivencia social, y de ahí se desprende precisamente la intención del Papa en esta visita: “animar a los católicos de esa región, fortalecer la fraternidad y la paz, e incentivar el diálogo interreligioso y la amistad”.

“La paz es posible, más aún, la paz es necesaria”

“Construir una paz auténtica y duradera es una gran tarea confiada al esfuerzo de todos – dijo Juan Pablo II en su primer viaje a Sarajevo. Ciertamente, mucho depende de los que tienen responsabilidades públicas”. “Sin embargo – proseguía el Papa peregrino – el destino de la paz, aunque en gran parte está confiado a las fórmulas institucionales, que deben elaborarse eficazmente mediante el diálogo sincero y el respeto a la justicia, depende en medida igualmente decisiva de una renovada solidaridad de los corazones”.

Sarajevo, “la Jerusalén de Europa” y ejemplo de convivencia en la diversidad, en su proceso de consolidación de paz espera recibir mañana al Sucesor de Pedro. Cómo no pensar en el llamado del Papa a rezar por este viaje a la ciudad símbolo del sufrimiento de Europa. Una oración que podemos elevar al cielo tomándola de la misma misa por la Paz y la Justicia: “Dios nuestro, que llamaste hijos tuyos a los que trabajan por la paz, concédenos la gracia de procurar, sin cesar, la justicia, única garantía de una Paz sólida y verdadera”.