La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Derrota y desafio

El resultado del referéndum para la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo revela el profundo cambio cultural vivido por la sociedad irlandesa. El cerrado apoyo de los partidos políticos, medios de comunicación y corporaciones empresariales, ha conseguido formar una mayoría social que ha conducido a este resultado, ya anticipado por las encuestas de opinión.   

De entre las múltiples reacciones que se han producido hay que destacar la del Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, que ha calificado lo ocurrido en Irlanda, no como una derrota de los principios cristianos, sino “como una derrota para la humanidad”. Parolin, estrecho colaborador del Papa Francisco, se caracteriza habitualmente por la diplomacia y la suavidad de sus formas, pero en esta ocasión sus palabras han sido contundentes, dado lo que la Iglesia considera que está en juego.  El Secretario de Estado ha aclarado que tomar nota de esta realidad significa para la Iglesia “intensificar su esfuerzo de evangelización”. La Iglesia se siente llamada a hacer brillar de nuevo la verdad del hombre y de la mujer, de la sexualidad y de la familia. Y la vía maestra habrá de ser el testimonio de las propias familias cristianas, lo que  no excluye un renovado discurso cultural a la altura de las circunstancias.