La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

¿Plan Familia? Menos da una piedra

El Plan Integral de Apoyo a la Familia del Gobierno ha sido recibido con tibieza, cuando no hostilidad, por las principales asociaciones familiares. El Foro Español de la Familia cuestiona que pueda hablar se de un «verdadero plan de familia», más allá de ofrecer algunas prestaciones sociales a colectivos en situación de vulnerabilidad. Tienen razón, el Foro y otras organizaciones, al cuestionar las raquíticas ayudas en España a las familias o al fomento de la natalidad, muy lejos de la media europea. Hay, además, medidas que no dependen de la economía sino de la voluntad política, como una apuesta decidida por la conciliación.

El Partido Socialista tiene un claro proyecto ideológico que no duda en aplicar, mientras que el PP transmite la sensación de intentar paliar en plena campaña electoral algunos flagrantes incumplimientos de su programa de 2011. Dicho esto, sería injusto negar que el Plan Familia contiene avances. Un punto destacado es la introducción de la perspectiva familiar en todas las políticas públicas. Ésa podría ser una buena cuña para que los partidos y los poderes públicos, por encima de ideologías, empiecen a tomar conciencia de la necesidad de proteger la familia, institución de la que depende la felicidad de la persona y nuestra propia supervivencia como sociedad.