La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Budistas y cristianos, unidos contra la esclavitud moderna

AP2534896_LancioGrandeEl Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso felicitó a los budistas por la fiesta de Vesakh con el mensaje titulado ‘Budistas y cristianos: juntos para contrastar la esclavitud moderna’.

En este texto firmado por su presidente, el cardenal Jean Louis Tauran y por su secretario, el padre Miguel Ángel Ayuso, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso se explica que esta celebración budista -que conmemora el nacimiento, iluminación y muerte de Gautama Buda– es la ocasión para “ser cercanos a quienes sufren” y para renovar el compromiso de “llevar consolación y felicidad a través de actos de amistad y de compasión”.

Citando el mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Pazdel 1 de enero de 2015 con el título ‘No esclavos, sino hermanos’ se insiste en que “todavía hay millones de personas –niños, hombres y mujeres de todas las edades– privados de su libertad y obligados a vivir en condiciones similares a la esclavitud”.

Además, se recuerdan algunos ejemplos del Papa, como por ejemplo, los hombres, mujeres y niños que trabajan en condiciones vergonzosas; los inmigrantes que sufren abusos; las personas que son obligadas a la prostitución y quienes sufren por parte de los terroristas secuestros, torturas o incluso son asesinados.

Asimismo, el mensaje asegura que ya que los budistas y los cristianos buscan respetar la vida humana, deben “colaborar juntos para que se termine esta plaga” y recuerda que el Papa Francisco invita a superar la indiferencia y la ignorancia para asegurar “la asistencia a las víctimas, su rehabilitación bajo el aspecto psicológico y formativo, y su reinserción en la sociedad de destino o de origen”.

Al finalizar, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso reza para que la celebración del Vesakh, que incluye también un particular esfuerzo por llevar felicidad a quien es menos afortunado en medio a nosotros “pueda ser un momento de profundización sobre los modos de colaboración entre nosotros de modo que ‘no hayan más esclavos, sino hermanos y hermanas’ que viven en fraternidad, bondad y compasión por todos”.