La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Si el cristiano no ama, acaba siendo un hipócrita

OSSROM24572_ArticoloUn cristiano no tiene caminos de compromiso: si no se deja tocar por la misericordia de Dios y a su vez ama al prójimo, como hacen los Santos, acaba siendo un hipócrita, que arruina y desparrama, en lugar de hacer el bien. Es lo que dijo el Papa Francisco, en su homilía, de la Misa matutina, en la Capilla de la Casa de Santa Marta.

Al comienzo fueron los Profetas, luego les tocó a los Santos. Con ellos, Dios ha construido en el tiempo la historia de su relación con los hombres. Y, sin embargo, a pesar de que estos elegidos eran excelentes – a pesar de sus enseñanzas y obras – la historia de la salvación es accidentada, pavimentada con tantas hipocresías e infidelidades.

Dios llora por un corazón duro

Es inmenso el horizonte que Francisco abrazó con su reflexión, desde Abel hasta nuestros días. En la voz de Jeremías, con la Lectura del día, está la voz de Dios mismo, que constata con amargura cómo el pueblo elegido, aun habiendo recibido muchos beneficios, no lo haya escuchado. Tras hacer hincapié en que ‘Dios ha dado todo’, el Papa recordó que como respuesta había recibido ‘sólo cosas feas’. ‘La fidelidad desapareció, no son un pueblo fiel’:

«Ésta es la Historia de Dios. Parece que aquí Dios estuviera llorando. Te amé tanto, te di tanto, y tú… Todo contra mí. También Jesús lloró,  mirando Jerusalén. Porque en el corazón de Jesús estaba toda esta historia, en la que la fidelidad había desaparecido. Hacemos nuestra voluntad, pero haciendo esto en el camino de la vida seguimos un camino de endurecimiento: el corazón se endurece, se petrifica. Y la Palabra del Señor no entra. Y el pueblo se aleja. También nuestra historia personal se puede volver así. Y hoy, en este día cuaresmal, podemos preguntarnos: ¿escucho la voz del Señor, o hago lo que yo quiero, lo que a mí me gusta?»

De herejes a Santos

También el episodio del Evangelio muestra un ejemplo de ‘corazón endurecido’, sordo a la voz de Dios. Jesús cura a un endemoniado y, en cambio, recibe una acusación: ‘Tú expulsas a los demonios con el poder del demonio. Eres un brujo demoniaco’ .Es la acusación típica de los ‘legalistas’, recordó el Obispo de Roma, destacando que ‘creen que la vida está regulada por las leyes que establecen ellos’:

«¡También esto ocurrió en la Historia de la Iglesia! Pero, ¡piensen en la pobre Juana de Arco: hoy es Santa! Pobrecita: estos doctores la quemaron viva, porque decían que era hereje, acusada de herejía… Pero eran los doctores, aquellos que conocían la doctrina segura, estos fariseos: alejados del amor de Dios. Cerca de nosotros, piensen en el Beato Rosmini: todos sus libros en el índice. No se podían leer, era pecado leerlos. Hoy es Beato. En la Historia de Dios con su pueblo, el Señor mandaba a los Profetas para decirle a su pueblo que lo amaba. En la Iglesia, el Señor manda a los Santos. Son los Santos los que llevan adelante la vida de la Iglesia: son los Santos. No son los poderosos, no son los hipócritas: no. Los Santos».

No hay un camino intermedio

Los Santos – añadió el Papa – ‘son los que no tienen miedo de dejarse acariciar por la misericordia de Dios. Y por ello los Santos son hombres y mujeres que comprenden tantas miserias, tantas miserias humanas, y acompañan al pueblo de cerca. No desprecian al pueblo’:

«Jesús dice: ‘El que no está conmigo, está contra mí’. Pero ¿no habrá un camino de compromiso, un poco aquí y un poco allá? No. O estás en el camino del amor, o estás en el camino de la hipocresía. O te dejas amar por la misericordia de Dios, o haces lo que quieres, según tu corazón, que se va endureciendo, cada vez más, por ese camino. ‘El que no está conmigo, está contra mí’: no hay un tercer camino de compromiso. O eres santo, o te vas por el otro camino. ‘El que no recoge conmigo’, deja las cosas… No. Peor aún: desparrama, arruina. Es un corruptor. Es un corrupto, que corrompe».