La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La impagable labor pedagógica de las marchas por la vida

La marcha del próximo sábado en defensa de la vida, la mujer y la maternidad, tiene un carácter eminentemente pedagógico, que desde hace décadas viene ejerciendo sin desmayo un destacado grupo de asociaciones civiles. Es evidente que el Partido Popular ha incumplido su programa electoral con el pretexto de que no ha encontrado consenso para derogar la ley de Zapatero que convirtió al aborto en un derecho. A todas luces ese consenso era imposible, pues toda la oposición es partidaria de esa ley que el PP recurrió ante el Tribunal Constitucional que ha diferido inexplicablemente su sentencia.

Resulta absurdo que el PP haya alegado que en todos estos años no ha encontrado posibilidad de acuerdo con el resto de la Cámara, entre otras razones porque es muy consciente de que nadie en la izquierda  quiere mover una sola coma de su ley. El intento de reforma que acabó con el ministro  Ruiz Gallardón, era un proyecto que hubiera supuesto un importante paso en defensa de la vida del no nacido, pero tampoco fue posible. Por eso  adquiere gran trascendencia que la sociedad civil no deje morir este debate en la opinión pública, que mantenga abierta la denuncia sobre la injusticia de la ley vigente. Construir la cultura de la vida puede ser una tarea para varias generaciones y va a requerir esfuerzos en todos los campos: cultural, testimonial, jurídico y político. La Marcha del próximo sábado es parte de esta siembra, más necesaria que nunca.