La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

No juzgar a los otros y acusarse a sí mismo es la sabiduría del cristiano (Francisco)