La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El universo oculto y los multiversos giratorios de Luis Dévora

Portada prensa DévoraMagdalena del Amo

Los seres humanos siempre han elevado sus miradas al cielo en busca de respuestas. La bóveda celeste era para los antiguos el gran paraguas que sujetaba las estrellas, sus fieles compañeras de viaje a lo largo del tiempo, que velaban sus sueños en las largas noches de invierno. No es de extrañar que sus mentes tejiesen creencias y deificasen personajes numénicos, mucho más cercanos al mundo onírico que a la realidad tangible. El hombre primitivo basaba su conocimiento en la pura observación y a partir de ahí, creía y teorizaba, siempre en función de los conocimientos del momento. Pero a medida que el ser humano evoluciona y la técnica le propicia artilugios para una observación más precisa de la realidad, sus conceptos también varían. Nuestra concepción del cosmos ha ido cambiando con el tiempo. Sin embargo –y Dévora incide en ello—, el universo no ha cambiado, lo que ocurre es que debemos partir de la siguiente premisa: “el universo visible no es real, sino el creado por nuestro cerebro”. Lo que ha cambiado es la mayor capacidad para observar.

Luis Dévora mira el cielo desde niño y siempre sintió curiosidad por los grandes enigmas que esconde este universo gigante del que formamos parte. Su inquietud, ganas de saber, y también de comprobar qué había de verdad en las modernas teorías científicas, desembocan en una minuciosa investigación que acaba de plasmar en forma de libro, con el valor añadido de exponerlo de manera asequible para el lector profano o no demasiado avezado en la materia.

Luis Dévora sostiene que “la singularidad que dio origen a nuestro cosmos pudo originar más dimensiones, más universos, en definitiva, un cosmos diferente, que el ser humano con sus limitaciones sensoriales intenta comprender”. En el libro Universo Oculto. Multiversos giratorios, con prólogo de Salvador Freixedo y publicado por La Regla de Oro Ediciones, Luis Dévora nos habla de un big bang inicial que dio lugar no solo a nuestro universo –la teoría más extendida—sino a una serie de universos que constituyen el multiverso giratorio. El viejo concepto de giro está presente no solo en el título, sino en toda la obra. La portada representa a nuestra galaxia, la Vía Láctea, girando en espiral como un gigantesco electrón. Volviendo a nuestros ancestros, ellos, por alguna razón que desconocemos, intuían que el universo en sí es un gran giro, y así lo han dejado plasmado en los petroglifos espirales de todas las latitudes, así como en los símbolos esvasticoides de las diferentes culturas.

La materia y la energía oscuras, los puntos de unión, los púlsares, los cuásares, los vacíos interestelares, los cúmulos galácticos o el gran atractor, son conceptos que Dévora pone a nuestro alcance, de manera amena, para ayudarnos a comprender mejor este cosmos al que pertenecemos y del que nos sentimos tan cerca y tan lejos.