La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Buenas nuevas económicas

Este viernes pasado hemos conocido buenas noticias económicas. Según datos provisionales del Instituto Nacional Estadística, 2014 ha sido el primer año en el que nuestra economía ha crecido de forma significativa desde que estallara la crisis. El PIB se ha incrementado en un 1,4 por ciento. Especialmente relevante es el dato del cuarto trimestre que muestra un aumento del 2 por ciento. Estamos pues alcanzando una buena velocidad crucero y no es descabellado pensar que en 2015 crezcamos al 2,5 por ciento. El crecimiento se debe a una mejora de la demanda interna. Aunque los salarios no han mejorado de forma rotunda, sí hay más confianza.

La entrada en vigor de la reforma fiscal que disminuye las retenciones puede ser un buen empujón para el consumo. Eso, el petróleo barato y el programa de compra de bonos del BCE completan un cuadro alentador. Llegan mejores tiempos. Va a crearse empleo, en torno a un millón de puestos de trabajos a lo largo del año. Aunque todavía seguirá habiendo sufrimiento y desigualdad. Por eso conviene mantener el esfuerzo solidario de todos. Y también seguir con reformas que nos hagan más competitivos para el futuro.  Ahora que empezamos a ver la luz al final del túnel tenemos que ser conscientes de que las cosas no volverán a ser como antes: hace falta mejorar la educación, mantener y regenerar el tejido social que ha impedido un desastre mayor, fomentar la responsabilidad y la iniciativa.