La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
EN LA AUDIENCIA GENERAL DEL MIÉRCOLES

El Papa destaca la belleza de la paternidad y la maternidad, y pide no tener miedo de afrontar los desafíos de la vida

AFP3853120_Articolo (1)«Hoy nos dejamos guiar por la palabra padre», palabra tan querida para nosotros los cristianos, porque es el nombre con el que Jesús nos ha enseñado a llamar a Dios, dijo el Papa Francisco al reanudar sus catequesis sobre la familia, anunciando que el próximo miércoles proseguirá con este mismo tema, con el anhelo de destacar la «belleza de la paternidad y de la maternidad, la belleza y la responsabilidad de ser padres y madres».

Y, en sus saludos a los peregrinos de tantas partes del mundo, invitó a que en ocasión de su peregrinación a Roma, se pongan a la escucha de Jesús, que nos revela que Dios es un Padre que nos ama y en el Él somos todos hermanos y hermanas. El Papa dirigió también su cordial bienvenida a  los peregrinos de lengua árabe, en particular a los de Oriente Medio, reiterando su exhortación a confiar en Jesús – Camino, Maestro y Esperanza – el amor puede hacer que en el mundo haya paz y fraternidad:

«Queridos hermanos y hermanas, ¡no tengáis miedo de afrontar los desafíos de la vida! ¡Contad con Jesús! Él es, en efecto, el Camino que hay que seguir, el Maestro que hay que escuchar, la Esperanza de que el mundo puede cambiar, que el amor vence el odio, que puede haber un futuro de fraternidad y de paz para todos»

Tras invocar sobre las familias la gracia y la paz del Señor Jesucristo, el Obispo de Roma invitó a aprender de los Santos:

«Aprendamos de los Santos a vivir con el poder de la oración dirigida a Dios nuestro Padre comprometiéndonos al servicio de las necesidades y la salvación de los hermanos. Que el Espíritu Santo los ayude a ser santos y los guíe en su camino».

El Santo Padre alentó asimismo a orar por todas las familias, con especial atención a las más necesitadas:

«Oremos por todas las familias, en especial por aquellas que se encuentranen dificultad, con la certeza de que ¡ellas son un don de Dios para nuestras comunidades cristianas!»

En el día de la memoria de Santo Tomás de Aquino, dirigiéndose en especial a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, el Obispo de Roma  recordó el ejemplo de este sacerdote dominico, Doctor de la Iglesia y Patrono de las escuelas católicas:

«Hoy celebramos la memoria de Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia. Que su dedicación al estudio impulse en ustedes, queridos jóvenes, el empeño de la inteligencia y de la voluntad al servicio del Evangelio. Que su fe los ayude a ustedes, queridos enfermos, a dirigirse al Señor, también en la prueba. Y que su mansedumbre indique, a ustedes, queridos recién casados, el estilo de las relaciones entre los cónyuges en la familia».

Síntesis de la catequesis pronunciada por el Papa en español

Queridos hermanos y hermanas: En nuestra reflexión sobre la familia, hoy nos centramos sobre la palabra padre. Padre es una palabra universal, conocida por todos, que indica una relación fundamental cuya realidad es tan antigua como la historia del hombre. Es la palabra con la que Jesús nos ha enseñado a llamar a Dios, dándole un nuevo y profundo sentido, revelándonos, así, el misterio de la intimidad de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, que es el centro de nuestra fe cristiana.

En nuestros días, se ha llegado a hablar de una “sociedad sin padres”. La ausencia de esta figura es entendida como una liberación, sobre todo cuando el padre es percibido como la autoridad cruel que coarta la libertad de los hijos, o cuando éstos se sienten desatendidos por unos padres centrados únicamente en la propia realización personal, o caracterizados por su marcada ausencia del hogar. Todo esto crea una situación de orfandad en los niños y jóvenes de hoy, que viven desorientados sin el buen ejemplo o la guía prudente de un padre. Todas las comunidades cristianas y la comunidad civil deben estar atentas a la ausencia de la figura paterna, pues ésta deja lagunas y heridas en la educación de los jóvenes. Sin guías de los que fiarse, los jóvenes pueden llenarse de ídolos que les roben el corazón, la ilusión y las auténticas riquezas.

Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Argentina, Perú y Chile, así como a los venidos de otros países latinoamericanos. Recordando que Jesús nos prometió no dejarnos huérfanos, vivamos con la esperanza puesta en Él, sabedores de que el amor puede vencer al odio y de que es posible un futuro de fraternidad y de paz para todos. Que Dios los bendiga Muchas gracias.