La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
MILES DE MATRIMONIOS CON SUS HIJOS EN LA CATEDRAL DE LA ALMUDENA

Monseñor Osoro, en la Fiesta de la Familia: «La familia es la escuela del auténtico humanismo, en la que se enseñan los valores cívicos, religiosos y morales»

,osoro-familias2--644x362Laura Danielle, en ABC.-

La catedral de La Almudena se ha convertido este mediodía en un gran hogar de familiaS numerosaS. Miles de matrimonios con sus hijos pequeños, incluso algunos recién nacidos en sus carritos, se acercaron al templo para recibir la bendición de las manos del  arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro.

La fila salía por la puerta principal del templo hasta la plaza de La Almudena, contigua al Palacio Real. «Hemos venido con mucha ilusión porque nunca habíamos tenido tanta cercanía con el obispo». Con este ánimo esperaban su turno Asunción y Carlos, junto a sus cinco hijos, varios de ellos adoptados. Más atrás le seguían otra pareja madrileña; María Isabel y Jesús, acompañados de sus tres pequeñas hijas. «Recibir la bendición de nuestro pastor es la mejor manera de comenzar el año nuevo y de coger fuerzas seguir dando testimonio de la belleza de la familia cristiana».

Debajo de la imagen de la Virgen de la Almudena, en un lateral de templo, les esperaba con pausa y sin prisas monseñor Carlos Osoro, quien se detenía en cada una de ellas, intercambiando algunas palabras, apretones de manos e incluso besos. Tras impartir la bendición, les regalaba una estampa con una oración y un dibujo de la Sagrada Familia de Nazareth realizada por él mismo. Los niños recibían por partida doble, puesto que el arzobispo llevaba escondida por alguna parte del alba medallas de chocolate.

Era un ambiente de alegría, los matrimonios se acercaban al obispo con sus historias de acierto y también con sus dificultades. Incluso había varias mujeres embarazadas y matrimonios mayores que entregaban a monseñor Osoro las fotos de sus hijos y nietos para que las bendijera.

«Trabajar en apoyo de la familia»

La peregrinación fue interrumpida sobre el mediodía para que pudiera dar comienzo a la solemne Eucaristía concelebrada por el nuncio de Su Santidad, Renzo Fratini, y Fmonseñor idel Herráez, uno de sus obispos auxiliares, además de cientos de sacerdotes de la archidiócesis.

Durante la homilía, monseñor Osoro recordó qla familia no solo «es escuela de humanismo auténtico» sino también «la escuela más urgente» porque en ella «los valores humanos, cívicos religiosos y morales se otorgan».ue la familia no solo «es escuela de humanismo auténtico» sino también «la escuela más urgente» porque en ella «los valores humanos, cívicos religiosos y morales se otorgan». «Es un santuario del amor y de la vida, pues en ella se enseña y se aprende a vivir desde esa atalaya que engrandece al ser humano cuando se pone como fundamento y garantía de desarrollo».

Siguiendo el ejemplo de la Sagrada de la Familia de Nazareth, el arzobispo invitó a «trabajar en apoyo de la familia fundada en el matrimonio como elemento básico de la vida y del desarrollo de una sociedad». Esta tarea, añadió, significa «garantizar el futuro de la humanidad y contribuir a renovar la sociedad, poniendo el fundamento que necesita todo pueblo y todo ser humano para realizarse como tal».

Tras la misa, el arzobispo retomó durante varias horas la bendición a las familias que seguían esperando dentro y fuera del templo. Los más pequeños también tuvieron su recompensa después de una hora larga de misa. En la plaza de La Almudena le esperaba un chocolate caliente y varias actividades lúdicas. La fiesta sigue por la tarde con la bendición de los novios a las 19 horas y un concierto del coro y orquesta de la Jornada Mundial de la Juventud a las 20 horas.