La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Jornada de la Sagrada Familia, un día de envío a la misión

 

Se celebra hoy la Jornada de la Sagrada Familia, en medio de dos Sínodos convocados por el Papa en sólo un año, dedicados a este tema. La familia afronta hoy retos de tipo sociológico sin precedentes en la historia, sufre ataques legislativos desde los mismos poderes públicos que deberían promover su estabilidad y padece un clima cultural profundamente hostil. Ante estas dificultades la Iglesia no puede quedarse en el lamento estéril. Para defender la familia, ha dicho el Papa, «estamos llamados a volver a revisar nuestro estilo de vida, que siempre está expuesto al riesgo de ser contagiado por una mentalidad individualista y hedonista, y a encontrar siempre de nuevo el camino para vivir y proponer la grandeza y la belleza el matrimonio y la alegría de ser y formar una familia».

De la necesidad de dar testimonio, están particularmente sensibilizadas las familias cristianas españolas. La celebración, en los últimos años, de la fiesta de la Sagrada de la Familia en la madrileña Plaza de Colón, sirvió para realzar el protagonismo de una Jornada que podía pasar desapercibida en medio de las fiestas navideñas. Este año se ha optado por celebrar la jornada en cada diócesis, implicando al máximo a cada Iglesia local. Las celebraciones diocesanas de ayer sábado y de hoy domingo servirán nuevamente para dar testimonio público de la belleza de la familia. Son las familias cristianas, con su propia vida, el anuncio más elocuente del evangelio de la familia.