La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Monseñor Carlos Osoro pide en Navidad que «no se robe» el carnet de identidad del ser humano

1_0_730149

El arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro, ha pedido «no robar a nadie el documento de identidad del ser humano» en el que su nombre es «hijo de Dios» y su apellido «hermano de todos». «Lo más importante en estos momentos es que no robemos a nadie el documento de identidad que tiene el ser humano, que tiene un nombre ‘hijo de Dios’ y un adjetivo ‘hermano de todos'», ha propuesto en declaraciones a Europa Press, como mensaje de Navidad.

Según ha añadido, hacer esto «visible y posible» en esta tierra es «llenar de alegría este mundo» que, a su juicio, «necesita fraternidad y encuentro» así como que «terminen los descartes de personas». El mundo «necesita descubrir que nadie sobra, que todos somos necesarios, que el barro del que estamos hechos es posible que tenga una belleza extraordinaria si dejamos que Dios lo moldee», ha insistido.

Además, para 2015 se ha pedido a sí mismo y a todos los cristianos que se «se presenten en el mundo» y «contagien la atracción» que Jesús producía en quienes se encontraba, «especialmente con los más necesitados». En este sentido, desea que el próximo año los cristianos acojan la mirada de Jesús y la apliquen «sobre las realidades diversas que hay a su alrededor».

De esta forma, según ha indicado, cree que los cristianos están «enseñando a cuidar la vida y a realizar el plan de Dios» que, a su parecer, es «el plan económico, político y cultural más importante que puede existir en el mundo porque es un plan que nos hace ver en el otro la imagen verdadera de Dios».

Por otra parte, Mons. Osoro invita a «entrar en los problemas de frente, no a escondidas» y sin «ideologizar» pues, según ha señalado, «cuando se ideologizan las cosas, malamente se entra en los problemas de frente». Por ello, insta a situarse delante de las personas y ayudarlas «sin maquillajes de ningún tipo» pues «ni a Dios ni al ser humano se les puede maquillar».