La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

España, por encima de intereses partidistas

 

Hace algo más de un año, nada más llegar al cargo, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, se reunió con Mariano Rajoy. Ayer se repitió la escena, y aunque en el trasfondo hay diversos elementos, algunos en clave interna del PSOE, este diálogo tiene interés nacional. En las últimas sesiones de control en el Congreso, el Presidente Rajoy no ha tenido reparos en elogiar tiempos pasados en los que el Partido Socialista al menos parecía tener miras más altas. Y ahora Susana Díaz ha sido muy clara al afirmar que por encima del PSOE, lo que más le preocupa es España. La presidenta andaluza, además de prudencia y habilidad política, da con esta actitud un ejemplo de normalidad institucional, tan  necesaria en estos momentos.

Más allá de los legítimos intereses de partido, el interés prioritario es España. Hace bien Susana Díaz en posicionarse sin complejos en este punto. Manda un aviso a navegantes dentro de su propia casa y contribuye a normalizar las relaciones con el Gobierno de la Nación, porque el objetivo, con el horizonte electoral tan decisivo que se avecina, no debe ser sostener ni sacar pequeñas ventajas del río revuelto. Lo que está en juego es de más largo alcance y pasa por afrontar conjuntamente una regeneración moral que permita recuperar algunos consensos básicos y con ello recuperar también la confianza perdida por parte de muchos ciudadanos.