La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El deporte es escuela de solidaridad y fraternidad entre los pueblos, afirma el Papa ante millares de atletas italianos

ANSA716286_ArticoloEn la  mañana del viernes, cinco mil directivos y atletas del Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI), que está celebrando su centenario, asistieron a una misa en la basílica de San Pedro al final de la cual el Papa les dirigió un breve discurso, recordándoles que en nuestra época “el deporte es de casa en la Iglesia”.

Francisco subrayó que desde hace cien años el CONI promueve y organiza el deporte en Italia no solo en función de las Olimpíadas sino valorizando su dimensión popular, social y educativa y lo hace “inspirándose en los principios de la Carta Olímpica, que coloca entre sus objetivos principales la centralidad de la persona y su desarrollo armonioso, la dignidad humana, además del de contribuir a la construcción de un mundo mejor y más pacífico, educando a la juventud a través del deporte practicado sin discriminación de ninguna clase y dentro del espíritu que exige comprensión mutua, espíritu de amistad, solidaridad y juego limpio”.

“Desde siempre el deporte ha favorecido una universalidad caracterizada por la fraternidad y la amistad entre los pueblos, de concordia y paz entre las naciones, de respeto, tolerancia y armonía de las diferencias”, agregó. “Todo acontecimiento deportivo, sobre todo las olimpíadas, donde se confrontan representantes de naciones con historias, culturas, tradiciones, credos y valores diversos, puede convertirse en una fuerza ideal capaz de abrir nuevos caminos, a veces inesperados, para superar conflictos causados por la violación de los derechos humanos”.  El Papa alentó a los miembros del CONI a proseguir con su tarea en las escuelas, en el mundo del trabajo y en el de la solidaridad “para favorecer un deporte accesible a todos, atento con los más débiles y con las franjas más precarias de la sociedad; un deporte que incluya a las personas con discapacidades, a los extranjeros, a los que viven en las periferias y necesitan lugares de encuentro, de sociabilidad, de juego; un deporte que no esté finalizado a la utilidad, sino al desarrollo de la persona, con gratuidad”.