La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La Iglesia y la lucha contra el ébola

Con todo lo sucedido en España durante los últimos meses, a poca gente le puede quedar la duda de la labor que la Iglesia desarrolla en la lucha contra el ébola, particularmente en el continente africano, con la presencia de los misioneros junto a los propios enfermos. Precisamente hoy el Cardenal africano Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, viaja hasta Sierra Leona y Liberia, enviado por el Papa Francisco para apoyar sobre el terreno a todos cuanto están en esa primera línea de batalla.
La misión de la Iglesia es anunciar y proponer el Evangelio, llevarlo hasta el último confín. Y la caridad es una dimensión esencial de la vida que nace de acoger y seguir ese anuncio. De esa conmoción por el otro, en el que los cristianos reconocen el rostro de Cristo, nacen los hospitales, los programas de prevención y la mejora de las condiciones de vida de los más pobres.   El Cardenal Turkson ha subrayado que los religiosos que gastan su vida junto a los que más sufren, intentan responder a la necesidad integral de aquellos que han contraído la terrible enfermedad del ébola, y eso incluye, junto a los mejores cuidados médicos, la compañía, el afecto, y sobre todo, sostenerlos y en la esperanza que no defrauda. Toda la labor social de la Iglesia nace del anuncio siempre nuevo y alegre de Jesucristo: quien lo ha conocido y experimentado no puede guardárselo para él y ha de salir a comunicarlo a todo el mundo, especialmente a los más necesitados.