La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Relación final sobre la Visita Apostólica a los Institutos Religiosos femeninos

La Iglesia de Estados Unidos, fuertemente enriquecida por sus religiosas y la multitud de mujeres consagradas

AFP3770792_ArticoloEn la Oficina de Prensa de la Santa Sede se presentó la Relación Final sobre la Visita Apostólica a los Institutos Religiosos femeninos  en los Estados Unidos de América. Intervinieron, entre otros, el  Card. João Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica y Mons. José Rodríguez Carballo, O.F.M., Secretario de la misma Congregación

El documento presentando «es la respuesta de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica a la Relación final de la Visitadora», dijo  Mons. José Rodríguez Carballo, en su intervención, en la que explicó que la Visita se desarrolló entre los años 2009 y 2012, en cuatro fases.

Mons. Rodríguez Carballo señaló, asimismo, que el citado documento, «después de una breve introducción, ofrece una visión de conjunto del proceso de la Visita. Afronta luego brevemente los temas principales que han sido considerados en el curso de la misma: datos, carisma e identidad, vocaciones y formación religiosa, oración cristocéntrica, vida de comunidad y apostolado, gobierno y gestión financiara, colaboración en la misión evangelizadora de la Iglesia y comunión eclesial. Para cada uno de estos temas se ofrece un punto de referencia bajo forma de una breve exposición actual del magisterio de la Iglesia sobre los temas examinados. Sigue un resumen de la evaluación de la Visitadora sobre la realidad. La tercera parte de cada sección contiene las recomendaciones de la congregación a todos los institutos religiosos con respecto al tema relacionado».

Tras destacar que «cualquier resumen oral de la Visita Apostólica durante esta conferencia de prensa correría el riesgo de empobrecer su contenido», el Secretario de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica explicó que el texto completo se puede encontrar en los principales sitios web católicos, como www.vatican.va, www.uisg.org, www.vidimusdominum.org, www.lcwr.org,www.cmswr.org, www.usccb.org

«Hemos preparado esta relación final en sintonía y con el aliento del Papa Francisco. Su reiterada insistencia en que ‘nadie puede sentirse exceptuado de la preocupación por los pobres y por la justicia social’ (Evangelii Gaudium, 201) encuentra profunda resonancia en las religiosas de Estados Unidos», señaló también Mons. Rodríguez Carballo, añadiendo que «casi todas sus fundadoras y fundadores se han empeñado activamente en el ámbito de la justicia social. Los recientes capítulos de numerosos institutos han estudiado su propia historia para descubrir cómo responder con creatividad y decisión a los problemas de la sociedad actual, como harían hoy sus fundadoras y fundadores».

«Reconocemos con gratitud el fervor apostólico entre las religiosas y las apoyamos en su voluntad de seguir respondiendo con valentía al apremiante llamamiento del Santo Padre a  ‘la conversión espiritual, la intensidad del amor a Dios y al prójimo, el celo por la justicia y la paz, el sentido evangélico de los pobres y de la pobreza’», dijo asimismo Mons. Rodríguez Carballo, recordando como reitera también el Papa Francisco, que «sólo trabajando juntos para crear una nueva mentalidad de solidaridad, tomaremos las decisiones concretas que nos llevarán a eliminar las causas estructurales de la pobreza y permitirán ‘a todos los pueblos llegar a ser por sí mismos ar­tífices de su destino’» (ibid, 190)

Al concluir su intervención, Mons. Rodríguez Carballo señaló que «la Iglesia en los Estados Unidos está fuertemente enriquecida por la miríada de experiencias y de dones de sus actuales cincuenta mil religiosas y por la multitud de mujeres consagradas que las han precedido». E invitó a rezar al Espíritu Santo para que «siga guiándolas a lo largo del  camino de renovación interior como parte de la misión de la Iglesia de llevar la Buena Noticia de la salvación a todos».