La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Los lideres islámicos condenan la violencia ejercida en nombre de la religión

AFP3742899_ArticoloAyer poco antes de celebrar la tradicional audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro, el Pontífice recibió en audiencia, en la pequeña aula de la Sala Pablo VI, a unos treinta participantes en el III Congreso de líderes cristianos y musulmanes.

A todos ellos el Papa les dio la bienvenida y les agradeció su apreciada visita que, dijo, “ayuda a hacer más fuerte nuestra hermandad”. Francisco les agradeció el trabajo que realizan “para comprendernos mejor” – dijo–  y, sobre todo, por la paz. “Ese es el camino de la paz: el diálogo»- agregó.

En la sesión conclusiva pública del tercer Congreso de líderes cristianos y musulmanes toman parte entre otros el Card. Jean-Louis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para il Diálogo Interreligioso, el príncipe de Jordania, Hassan Bin Talal, el Ayatolá Sayyed Mostafa Mohaghegh Damad, Director de los estudios islámicos en la Academia de las Ciencias en Irán. Un grupo de trabajo que, como recalcó poco después el Papa a los peregrinos presentes en la audiencia general, está en sintonía con la certeza del Papa:“también ellos han expresado este deseo de seguir adelante en este diálogo fraterno entre católicos, cristianos e islámicos”.

Y mientras tanto en el Cairo se lleva a cabo la conferencia de Al Azhar, el más importante centro para los estudios teológicos de los musulmanes sunitas, titulada «Islam y terrorismo». En el encuentro participan 700 estudiosos y representantes de instituciones políticas, sociales y religiosas incluso algunos líderes de comunidades cristianas de Oriente, provenientes de 120 Países. Fuerte condena de la violencia en nombre de la religión.

En el día de hoy los juristas islámicos volverán a discutir sobre los vínculos entre el texto coránico y las derivaciones  extremistas, aclarando términos como yihad, estado islámico y sus interpretaciones. La conferencia se abrió ayer con las duras palabras del Gran Imán de Al-Azhar que definió el fundamentalismo “perversión de la religión islámica” y definiendo como “crímenes bárbaros” las acciones de los yihadistas. Los trabajos de la conferencia fueron inaugurados también por el patriarca copto ortodoxo Tawadros II que ha subrayado la incompatibilidad entre Corán y violencia, como así también la vocación del islamismo a la tolerancia. Este encuentro tiene como finalidad la producción de un documento que sea una base teórica para el confronto y la confutación de las posiciones de los extremistas y que sirva de guía para la formación de los imanes del futuro.