La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La película más original del año

nuncaesdemasiadoApunten bien el título de esta comedia dramática: Nunca es demasiado tarde, porque se encuentran ante una de las películas más originales de este año. Una historia de contenido universal que retrata la deshumanización de la sociedad actual, el debido  respeto a los muertos y por ende de los vivos, la soledad, pero también  la importancia del trabajo bien hecho. Una comedia que aporta un humor y una puesta en escena  minimalista que recuerda las singulares propuestas del director finlandés Aki Kaurismäki, del que muchos recordamos genialidades como Un hombre sin pasado.

John May es un concienzudo empleado del Ayuntamiento que va más allá de su trabajo y se involucra al máximo, algo que le crea bastante frustración personal puesto que su cometido es, ¡nada menos!, que localizar a los familiares de aquellas personas que han muerto solas. A pesar de su tarea impecable, su vida tranquila y ordenada sufre un vuelco cuando su desagradable jefe le informa que ha sido despedido por recortes. No obstante, John pedirá unos días para cumplir su último caso, sin conocer que éste le deparará unas sorpresas que nunca imaginó.

La calidad de Nunca es demasiado tarde se está viendo recompensada con galardones en diferentes partes del mundo, mérito que debe llevarse su director, y también guionista,Uberto Pasolini. Un profesional cuyo nombre quizás no le suene demasiado aunque  fue el productor de la sobrevalorada y exitosa Full Monty y, en la vida personal, es sobrino del famoso director Luchino Visconti.

A recalcar que todo el peso de Nunca es demasiado tarde reposa en la actuación magistral del excelente pero no agraciado actor  Eddie Marsan (El inspector Lestrade en Sherlock Holmes: Juego de sombras) que cuenta como compañera en el reparto  con su compatriota: la actriz británica Joanne Froggatt, cuyo rostro les resultará familiar porque interpreta a uno de los personajes más agradecidos de la popular serie televisiva “Dawton  Abbey”: el de la criada  Anne Smith.

Para: Los amantes del cine de autor exigente, que además pueden apreciar la alta calidad artística y técnica del filme

Juana Samanes, en “Hispanidad”