La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

“Entendiendo al hombre desempeñaréis mejor vuestro servicio a la justicia”, declara el obispo de Cartagena a los profesionales del Tribunal Eclesiástico

 

 

Este viernes se ha celebrado la apertura del Año Judicial, con una Misa del Espíritu Santo, en la capilla privada del Palacio Episcopal, presidida por el Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes.  El Prelado ha invitado a los profesionales que trabajan en el Tribunal Eclesiástico a que al ejercer su tarea se dejen llevar por el amor de Dios y por la fe, “porque aquella persona que trabaja desde el amor de Dios podrá servir mejor al hombre, porque entendiendo al hombre desempeñaréis mejor vuestro servicio a la justicia”.

Mons. Lorca Planes ha recordado que para los cristianos la ley no ha de ser un conjunto de normas que esclavicen al hombre, porque “los cristianos no estamos bajo la tutela de la ley, sino que tenemos el verdadero poder en la Muerte y Resurrección de Jesucristo, y esto nos hace libres. El mismo Cristo nos hace libres, esa es la norma sublime. El cristiano debe andar como digno hijo de Dios. Solo una norma: amar a Dios y al prójimo; y solo un mandato: el amor”.

Tras la Eucaristía, en el salón de actos del Obispado, D. Miguel Ángel Cárceles, Vicario Judicial de la Diócesis, ha ofrecido a los asistentes dos disertaciones sobre “El error acerca de una cualidad de la persona, apetecida por el contrayente directa y principalmente”, y “El error acerca de una cualidad, dolosamente causado, que puede perturbar gravemente la vida conyugal”.