La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Star Wars

Dirección: Lasse HallströmPaís: USAAño: 2014.Duración: 122 min. Género: Comedia dramáticaInterpretación:Helen Mirren (Madame Mallory), Om Puri (Papa), Manish Dayal(Hassan Kadam), Charlotte Le Bon (Margueritte). Guion: Steven Knight, basado en la novela de Richard C. Morais.Producción: Steven Spielberg, Oprah Winfrey y Juliet Blake.Música: A.R. Rahman. Fotografía: Linus Sandgren.Montaje: Andrew Mondshein. Diseño de producción: David Gropman. Vestuario: Pierre-Yves Gayraud. Distribuidora: TripicturesEstreno en España: 26 Septiembre 2014.

Reseña: 

Tras morir la madre en un incendio, una familia india, los Kadam, se traslada al completo –Papa con sus cinco hijos– desde Bombay, primero a Inglaterra, y luego a un pueblecito de la campiña francesa. El plan es poner en marcha un restaurante, en consonancia con el negocio que tenían en su país, y con los deseos de aprovechar el talento culinario de Hassan, el hijo segundo. Para ello compran una finca adecuada, que sólo tiene un pequeño inconveniente: se encuentra justo enfrente –tan sólo a diez metros–, de un prestigioso restaurante con una estrella Michelin, regentado por una viuda estirada, madame Mollary, que desea crecer en estrellas. Se producirá enseguida la inevitable rivalidad, también por las costumbres culturales, bien diferentes.

    Decir de una película gastronómica que es “deliciosa” es un juego de palabras facilón, peroUn viaje de diez metros responde a la perfección a tal epíteto. La popular novela deRichard C. Morais, convertida en libreto de cine por el siempre solvente Steven Knight, ha cautivado a nombres tan conocidos como los de Oprah Winfrey y Steven Spielberg, que asumen tareas de producción, mientras que la batuta de director le ha sido entregada a un cineasta ya curtido en lides fílmicas sabrosas, pues Lasse Hallström dirigió en 2000Chocolat. Y este solvente equipo, con un exquisito diseño de producción y un reparto acertadísimo, logra entregar una película emotiva, que te hace sentir bien, que te deja, claro está, buen sabor de boca.

   Habrá quien diga que atraviesa el film algún momento empalagoso, o que se nos escamotean lo que serían bocados difíciles de tragar en el mundo real. Tal vez, pero a la mayoría de los espectadores les encantará fantasear con la idea de que las cosas pueden y deben salir bien, más en tiempos de crisis, y hay que saber aceptar la cualidad de cuento de lo narrado, que anima a la convivencia de todas las razas y credos, a desarrollar los propios talentos, a dar prioridad a la familia, a saber escoger lo mejor cuando en la vida hay que hacer elecciones.

   Obligado resulta hablar de los actores, y en primer lugar de la “Reina” Helen Mirren, quizá la mejor actriz británica del momento, que con un gesto, un movimiento corporal, incluso de espaldas, transmite un montón de emociones, nadie mejor que ella para evitar entregar un personaje estereotipado. Y lo bueno es que tiene en frente a un actor con personaje paralelo, Om Puri, que también está sensacional, de modo que la evolución en su relación se acepta y conmueve. El resto de los actores, la mayoría jóvenes poco conocidos, están muy bien, teniendo especial mérito Manish Dayal, narrador y protagonista, y la que da vida a su interés amoroso y aspirante a chef,