La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Persecución de los cristianos en Oriente Medio

Durante el Consistorio celebrado ayer, el Papa Francisco ha querido poner de relieve la dramática situación en Oriente Medio, y en particular el sufrimiento que padecen los cristianos. Compartimos el deseo de paz y de estabilidad en el Oriente Medio y la voluntad de fomentar la resolución de los conflictos por medio del diálogo, la reconciliación y el compromiso político. Al mismo tiempo, ha dicho el Papa, nos gustaría dar la mayor ayuda posible a las comunidades cristianas para sostener su permanencia en la región. No podemos resignarnos a pensar en Oriente Medio sin los cristianos, que desde hace dos mil años confiesan allí el nombre de Jesús.

El Papa ha denunciado que, en Siria e Irak, asistimos a un fenómeno de terrorismo de dimensiones hasta ahora inimaginables. Muchos de nuestros hermanos están siendo perseguidos y han tenido que abandonar sus hogares de una manera brutal. Parece que se haya perdido la conciencia del valor de la vida humana, parece que la persona no cuenta y que puede ser sacrificada por otros intereses.

El drama de la reducción de la presencia cristiana en la tierra donde nació y desde la que comenzó a difundirse el cristianismo no atañe solo a los cristianos. Su presencia allí, como ha destacado el Secretario de Estado vaticano, Pietro Parolín, contribuye a la paz y a la democracia. Los católicos, en particular, son como un pequeño rebaño y tienen la vocación de ser levadura en la masa. Esta situación injusta requiere el compromiso de toda la Iglesia, pero también una respuesta adecuada por parte de la Comunidad Internacional que ni puede ni debe mirar para otro lado.