La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El virus de la polarización

El virus del ébola ha sufrido una peligrosa mutación en los últimos días. Se ha transformado en el virus de la polarización social y política. Los sindicatos se han lanzado a culpar de lo sucedido al Gobierno antes de que hubiese cualquier prueba de que se hayan  cometido errores en la gestión. Los expertos europeos que han visitado nuestro país han asegurado que el Hospital Carlos III no reúne condiciones para una emergencia de estas características, pero también han dicho que los sanitarios han trabajado en condiciones adecuadas.

El PSOE que hasta el sábado se había abstenido de pedir la dimisión de la ministra de Sanidad ha cambiado de actitud y ahora dice que Rajoy es un irresponsable porque la mantiene en su puesto. El PP, partido en el Gobierno, temiéndose un nuevo caso como el del Prestige que sufrió Aznar, habla de una campaña de manipulación informativa y acusa de miserables a los que quieren sacar tajada electoral.

José Luis Garayoa, uno de los misioneros que lleva meses luchando contra el ébola, decía hace unos días que el peor efecto de esta enfermedad es el miedo que deshumaniza. El miedo y la división. No es humano vivir esta crisis así. Que se depuren a su tiempo responsabilidades. Ahora lo más conveniente es la unidad.