La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La Universidad Eclesiástica San Dámaso inaugura el curso 2014-2015

inauguracion_curso_uesd__intervencin_rector_javier_prades__autor_foto_angel_martinezEl lunes 29 de septiembre se inició un nuevo curso académico en la Universidad Eclesiástica San Dámaso (UESD). La inauguración comenzó con una Eucaristía en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena presidida por el Cardenal Antonio Mª Rouco Varela, Arzobispo Administrador Apostólico de Madrid y Gran Canciller de la UESD.

Finalizada la Misa, el Salón de Actos del Seminario Conciliar de Madrid acogió el desarrollo del Acto Académico que empezó con la lectura de la Memoria del curso 2013-2014 a cargo del Secretario General de la UESD, D. Santiago García Acuña, quien explicó y detalló las actividades e iniciativas desarrolladas durante el pasado año en la Universidad así como en los centros adjuntos a la misma.

Por su parte, el Rector de la UESD, D. Javier Prades explicó cuál es la responsabilidad eclesial de la Universidad y afirmó que «en el ámbito propio de nuestra comunidad universitaria nos corresponde desempeñar la tarea educativa de tal manera que se custodie y se proclame el anuncio del Evangelio, para servir a la cultura de nuestra sociedad plural, aun en los momentos donde la situación pueda resultar más adversa. Sólo así podremos contribuir a esa recuperación de lo humano en todas sus dimensiones, a la que hemos aludido».

La lección inaugural del curso 2014-2015 en la Universidad Eclesiástica San Dámaso la impartió D. Nicolás Álvarez de las Asturias, Profesor numerario de la Facultad de Derecho Canónico, quien explicó que «la contribución de derecho canónico a la reforma eclesial se ventila principalmente en sede universitaria. Solo sentados a la misma mesa que teólogos, filósofos e historiadores, y con su mismo afán de servir a Dios y a los hombres, podrán los canonistas ofrecer su necesaria contribución a la reforma de la Iglesia».

El acto concluyó con la alocución del Gran Canciller de la UESD. El Cardenal Antonio Mª Rouco Varela explicó y recordó la importancia de los pontífices San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco en la historia de la UESD, tanto cuando solo era facultad como cuando se convirtió en Universidad Eclesiástica. «Mi gratitud se dirige sobre todo a San Juan Pablo II. Sin él no hubiera existido la facultad», afirmó el Cardenal. El Gran Canciller también recordó las figuras de D. Eugenio Romero Pose y D. Pablo Domínguez Prieto, y tuvo un agradecimiento muy especial para la Archidiócesis de Madrid ya que «ha sido y es decisiva para que la Universidad Eclesiástica San Dámaso pueda seguir sirviendo a la Iglesia en el presente y en el futuro. El sentido de la Universidad es servir a la fe de la Iglesia, en la Iglesia, con la Iglesia y en la comunión de la Iglesia. El servicio intelectual a la fe es imprescindible», explicó el Cardenal.