La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

«El futuro de los jóvenes se llama trabajo», afirman los obispos norteamericanos

1_0_822420En ocasión del Día del Trabajo que se celebrará en los Estados Unidos ellunes, 1 de septiembre, los obispos de este país han hecho publico un comunicado con el lema: “El futuro de los jóvenes se llama trabajo”.

En el mensaje señalan los obispos, siguiendo el ejemplo de Papa Francisco, que rechazan una economía de la exclusión y abrazan la verdadera cultura del encuentro, sosteniendo las políticas y las instituciones capaces de crear puestos de trabajo dignos, con justos salarios y que promuevan la formación y la estabilidad de las familias. “Las generaciones más jóvenes cuentan con nosotros para dejarles un mundo mejor del que hemos heredado”, se lee en la nota.

El documento se inspira en la reciente canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II, dos pontífices que “han hecho grandes aportaciones a la doctrina social de la Iglesia en materia de dignidad del trabajo y su importancia en el progreso humano”. En esta misma línea – le lee en la nota – se orienta el magisterio de Papa Francisco, quien en la audiencia general del 1 de mayo del año pasado, señaló que “el trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de uno persona; el trabajo nos llena de dignidad y nos hace semejantes a Dios, que ha trabajado y trabaja, que actúa siempre; además el trabajo da la capacidad de mantener a uno mismo y a su familia y de contribuir al crecimiento del propio país”. El Papa Francisco – recuerda el comunicado – ha designado a la desocupación como un mal, una atrocidad, el emblema de la cultura del descarte, agregando que los jóvenes “nos invitan a despertar y acrecentar la esperanza, porque llevan en sí las nuevas expectativas de la humanidad y nos abren al futuro”.

Debemos hacer más – concluye el mensaje – para fortalecer esta esperanza y dar a los jóvenes y adultos ayuda y oportunidad de desarrollo. Un trabajo digno “es esencial para los jóvenes que desean formar familias estables”.