La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La mujer visible. Feminismo para el siglo XXI

Carmen Garcia Salinas, en Aceprensa.

En el reñidero de las elecciones europeas se ha metido de rondón el asunto del sexismo, como si no hubiera problemas más importantes en Europa. Al margen de su aprovechamiento coyuntural en la lucha política, este giro indica que el papel de la mujer en la vida social tiene aún aristas de polémica.

En este libro de la editorial Reasons el lector encontrará un contundente análisis de este problema. La autora se remonta hasta Aristóteles, si bien lo que le interesa es el siglo XX, momento en el que se teóricamente se equipara la mujer al hombre en cuanto a derechos y, sobre todo, se incorpora de manera generalizada al mercado laboral.

Es aquí donde la autora está más interesada: ¿de verdad son iguales los hombres y las mujeres?, ¿es posible para la madre conciliar la vida familiar y laboral, sin tener sensación de culpabilidad?, ¿sigue habiendo sexismo en el siglo XXI? Para resolver estas cuestiones, Salinas aporta los testimonios de periodistas, artistas, intelectuales, feministas, teólogos, filósofos…

Florinda Salinas es una conocida periodista que lleva treinta años trabajando en el entorno de la prensa femenina española. Dice en la introducción que no pretende concluir nada, simplemente analizar. Sin embargo, sus conclusiones resultan evidentes en temas como la maternidad, la aplicación de la paridad en el ámbito de los directivos o la prostitución. Estos dos últimos temas ocupan capítulos que resultan especialmente interesantes, junto con las entrevistas sobre “mujer y sexismo”, que la autora realiza a Carmen Iglesias (Académica de la RAE) o Isabel Coixet, entre otras. Para comprender bien algunas partes es necesario tener un mínimo de formación filosófica y teológica.

El feminismo es un tema del que no poca gente está cansada, y quizá por eso los argumentos que presenta este libro resultan a veces poco novedosos. Sin embargo, la línea argumental de Salinas es buena y sus conclusiones positivas.