La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Monseñor Barrio anima a los «cristianos lúcidos» a ser mediadores del retorno de aquellos que no viven su fe

46El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, ha animado a todos “los cristianos lúcidos” a convertirse en “mediadores del retorno”, en alusión a la preocupación pastoral por muchos bautizados que “bajaron los brazos” y no sienten ni viven ni celebran su fe.

Monseñor Barrio pide la implicación de todos los que trabajan en parroquias o en organizaciones y asociaciones de apostolado para ayudar “a los alejados y decepcionados a desprenderse de prejuicios y de sentimientos” y facilitar así “la acogida y la participación para que redescubran la alegría del encuentro con Cristo”.

En su Carta Pastoral para el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, que la Iglesia celebrará el próximo domingo 7 de junio, festividad de Pentecostés, el arzobispo compostelano indica que es “necesario que en las zonas pastorales, los coordinadores junto con sus comisiones articulen proyectos o programas de acción para orientar los eventos de religiosidad popular hacia la recuperación y el retorno a la fe personalizada de los visitantes, curiosos y «devotos» que acuden masivamente a los santuarios y celebraciones consuetudinarias a lo largo y ancho de la diócesis”.

En la misma Carta Pastoral, monseñor Barrio recuerda que la Iglesia Diocesana está “inmersa en un proceso sinodal” y asegura que el Sínodo es un “acontecimiento de gracia, en que el Señor nos mostrará lo que tenemos que hacer en esta hora como iglesia suya”. El arzobispo compostelano invita a todos los diocesanos a salir de “caminos ya trillados” y a ser conscientes de que cualquier aportación a la tarea común de hacer iglesia es “necesaria y es lo que nos pide el Señor”. Monseñor Barrio apunta dos tareas “urgentes”: la implicación parroquial y el compromiso de participación en las labores del Sínodo Diocesano. Sobre la implicación parroquial, el arzobispo de Compostela afirma que ha de ser favorecida por los párrocos y sus colaboradores y que esta llamada va dirigida “especialmente a los miembros de la Acción Católica y de todos los movimientos y asociaciones apostólicas. Son ellos los que, presentes en la comunidad parroquial, la mantendrán sensible a las realidades sociales del entorno y urgirán su respuesta y su testimonio, tanto de caridad como de esperanza y de fe”.

Sobre la participación en el Sínodo Diocesano, monseñor Barrio comenta que “no podemos contentarnos con ser los de siempre. Hemos de llegar a muchos más y que en todas las parroquias e instituciones pastorales se creen y organicen equipos o grupos sinodales”.