La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
ANTE LOS DOS GRANDES RABINOS DE ISRAEL

El Papa aboga por un mayor conocimiento mutuo de los vínculos espirituales que unen a judíos y cristianos

1_0_802345En el Centro Hechal Shlomo, sede del gran Rabinato de Israel, al lado mismo de la Gran Sinagoga, el Papa Francisco hizo una visita de cortesía a los dos grandes rabinos de Israel: el gran rabino askenazi, David Lau y el gran rabino sefardita, Yitzhak Yosef. En su discurso el Papa recordó la amistad, la colaboración y la participación, en el plano espiritual, que tuvo con muchos hermanos judíos, cuando era arzobispo de Buenos Aires.

“Juntos -dijo- organizamos provechosas iniciativas de encuentro y diálogo”. Y en los primeros meses de pontificado también tuvo ocasión de recibir a diversas organizaciones y representantes del Judaísmo mundial.

El dialogo, afirmó Francisco, es uno de los frutos del Concilio Vaticano II y recordó cuanto ha sucedido en los últimos decenios en las relaciones entre judíos y católicos. En especial, mencionó la importancia que ha adquirido el diálogo entre el Gran Rabinato de Israel y la Comisión de la Santa Sede para las relaciones religiosas con el Judaísmo. Un diálogo que, inspirado por la visita del santo Papa Juan Pablo II a Tierra Santa, comenzó en 2002 y hoy ya lleva doce años de recorrido.

“No se trata solamente de establecer, en un plano humano, relaciones de respeto recíproco: estamos llamados, como cristianos y como judíos, a profundizar en el significado espiritual del vínculo que nos une. Se trata de un vínculo que viene de lo alto, que sobrepasa nuestra voluntad y que mantiene su integridad, a pesar de las dificultades en las relaciones experimentadas en la historia”.


Por parte católica, el Papa dijo que hay la intención de valorar plenamente el sentido de las raíces judías de nuestra fe. Y que confía, que también por parte judía se mantenga y, si es posible, aumente el interés por el conocimiento del cristianismo.

“El conocimiento recíproco de nuestro patrimonio espiritual, la valoración de lo que tenemos en común y el respeto en lo que nos separa, podrán marcar la pauta para el futuro desarrollo de nuestras relaciones, que ponemos en las manos de Dios. Juntos podremos dar un gran impulso a la causa de la paz; juntos podremos dar testimonio, en un mundo en rápida transformación, del significado perenne del plan divino de la creación; juntos podremos afrontar con firmeza toda forma de antisemitismo y cualquier otra forma de discriminación. El Señor nos ayude a avanzar con confianza y fortaleza de ánimo en sus caminos. ¡Shalom!”


Padrenuestro en español en el Muro de las Lamentaciones

UnknownEl Papa Francisco se detuvo algunos momentos en silencio orante, apoyando su mano derecha en el denominado Muro de las Lamentaciones y luego colocó en una rendija un sobre, con un papel en el que el mismo Obispo de Roma escribió personalmente la oración del Padre Nuestro, en español. Y explicó que lo hizo porque es la lengua en la que aprendió de su mamá a rezar esta oración. 

Luego, el Papa escribió en el Libro de Honor, con el Salmo 122: «¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la Casa del Señor»! Nuestros pies ya están pisando tus umbrales, Jerusalén», añadiendo: «Con estos sentimientos de alegría hacia mis hermanos mayores, he venido y he pedido al Señor la gracia de la paz»