La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Papa pide a los Institutos seculares que no se desanimen y sean revolucionarios…


1_0_798158Al recibir a los participantes en la Asamblea nacional de la Conferencia italiana de los Institutos Seculares, Su Santidad el Papa pronunció unas palabras en las que dio « gracias por lo que hacen en la Iglesia. Muchas gracias por la oración y la acción. Gracias por la esperanza y no olviden eh?: ¡sean revolucionarios!”

También en sus palabras improvisadas el Papa Francisco los alentó a custodiar la dimensión contemplativa del Señor y a perseverar en su vocación cristiana en todos los ambientes y realidades de la sociedad, política, economía, educación y familia. Y los invitó a no desalentarse, por pequeños que se sientan ante las dificultades. “Lo importante es que pidan al Señor la gracia de la esperanza. La esperanza que nunca defrauda. Misioneros apasionados, llevando la alegría y la ternura del encuentro con Cristo, estando en el mundo sin ser del mundo, pobres entre los pobres, siempre en camino”.

Con su cordial bienvenida a los participantes en la Asamblea nacional de la Conferencia italiana de los Institutos Seculares, el Papa Bergoglio, les entregó un discurso escrito en que señala que conoce y aprecia su vocación, alentándolos a no desanimarse, al ser una de las formas más recientes de vida consagrada reconocidas y aprobadas por la Iglesia, y quizá por ello aun no comprendida en pleno.

«¡No se desalienten: ustedes forman parte de esa Iglesia pobre y en salida que sueño! Por vocación ustedes son laicos y sacerdotes como los demás y entre los demás, llevando una vida ordinaria, sin signos exteriores, sin el apoyo de una vida comunitaria, sin la visibilidad de un apostolado organizado o de obras específicas. Tienen sólo la riqueza de la experiencia totalizante del amor de Dios y por ello, son capaces de conocer y compartir las fatigas de la vida en sus múltiples formas, fermentándolas con la luz y la fuerza del Evangelio».