La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Cardenal Rouco: “La canonización de san Juan XXIII y san Juan Pablo II ha sido un momento providencial, del Espíritu”

El Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, presidió ayer por la mañana el Acto Académico de homenaje a los dos Papas recientemente canonizados –san Juan XXIII y san Juan Pablo II- organizado por la Universidad Eclesiástica San Dámaso.  pprouco070308

En la clausura del mismo, el Cardenal destacó que “nuestro tiempo es distinto según uno lo aplique a su vida”. “Si yo hablo de nuestro tiempo, dijo, es el tiempo del Vaticano II en sus preludios, en su convocatoria, en su desarrollo… Y es el tiempo de Juan XXIII y de Juan Pablo II. Un tiempo apasionante, apasionado, y que hemos vivido apasionadamente”.A continuación, señaló que la Universidad Eclesiástica San Dámaso “es fruto de ese tiempo. Un fruto académico, pero un fruto nacido primero y enraizado después en ese tiempo que abre para la Iglesia Juan XXIII, convocando el Concilio Vaticano II, que más o menos está concluyendo o concluyó a principios del tercer milenio, con el fallecimiento de Juan Pablo II y, sobre todo con la canonización de estos dos Papas”.

Para el Cardenal, ha sido “un itinerario entre prodigioso y dramático”. “El Concilio termina como una explosión de gozo. Pero había que aplicarlo”. Y Juan Pablo II “aparece como la figura decisiva y clave para la aplicación del Concilio Vaticano II”. Con él, aseguró, “todo se convierte en luz, valentía, fortaleza”. Pero, apuntó, “ese tiempo está todavía abierto, porque lo que se sembró está todavía dando cosecha, es positivo”.

Por ello, afirmó que “la canonización de estos dos Papas ha sido un momento providencial, del Espíritu. Indica a la Iglesia un camino por el que no debemos de apartarnos: ni el de Juan XXIII ni el de Juan Pablo II”.

Reconoció que la memoria de “Juan Pablo II está activísima”. E invitó a dejarse “guiar por la luz que volvió a brillar en la Plaza de San Pedro” el día de la ceremonia de Canonización, el pasado 27 de abril, “y que nos tiene que seguir iluminando en los años que vienen, que no son fáciles, pero que con el camino de fidelidad, que el Señor nos marca, serán buenos”. Por ello, aseguró que “para la gente joven comienza un nuevo tiempo” en “las canonizaciones de Juan XXIII y Juan Pablo II”, y concluyó manifestando su deseo de “que sea muy buen tiempo”.