La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Libres para vivir y libres para educar: A propósito del colegio católico Juan Pablo II en Parla

foto-de-JC-de-la-fachada-290x200La Fundación católica Educatio Servanda, sin ánimo de lucro, ha hecho público un comunicado a propósito de los obstáculos que el ayuntamiento socialista de Parla (Madrid) está poniendo a la apertura de un colegio concertado cuya autorización ha sido concedida por la Comunidad de Madrid. En el comunicado se insiste en que la educación de los hijos es una de las cuestiones que más hondamente preocupan a las familias y que por eso es importante poder elegir a qué colegios llevarles, lo cual hace necesaria la existencia de una pluralidad de opciones. Pues de ese modo hay más democracia.

Hasta ahora las posibilidades en Parla han sido reducidas. En el ámbito de la educación primaria y secundaria existen 20 centros de estudios infantiles y primarios y 8 IES gestionados directamente por la Comunidad Madrid, y dos centros concertados. Pero también es bueno para Parla que haya un colegio con una identidad cristiana. Durante décadas cientos de padres católicos de Parla han enviado, y siguen enviando, cada año a sus hijos a estudiar a centros de otras poblaciones con no pequeños sacrificios. Negar a priori esta posibilidad no es democrático.

Por eso se ha acogido con auténtica alegría que el colegio católico Juan Pablo II, promovido por la Fundación Educatio Servanda, abra sus puertas el próximo mes de septiembre con lo que se viene a cubrir una necesidad largo tiempo demandada por muchos. Las primeras matrículas y numerosas peticiones de información del colegio Juan Pablo II así lo demuestran.

El colegio es un centro de iniciativa social promovido a través de una Fundación, que a diferencia de una empresa, no tiene objetivo de lucro. Su puesta en marcha es responsabilidad de sus promotores. Ni el suelo ni la edificación van a generar gasto público adicional. La Administración –tal y como establece el sistema de conciertos vigente- aportará el salario de los docentes. No hay en esto trato de favor. Simplemente se cumple con lo previsto en una ley en la que se contemplan dos modelos de gestión de los centros públicos: gestión por la propia administración y gestión de la iniciativa social. Además estos padres, como todos, pagan la educación pública de la cual no hacen disfrute y no tienen compensación en forma de cheque escolar para su libre elección de centro. Con la apertura de este centro se amplían las plazas educativas en Parla y la consiguiente posibilidad de elección de algo que es de competencia exclusiva de los padres: el modelo educativo para sus hijos.

A las administraciones públicas implicadas se ha dirigido la Fundación en solicitud de que promuevan y no sofoquen una iniciativa como esta, que nace de la sociedad civil y que promueve el pluralismo. La Comunidad de Madrid ya ha otorgado el concierto. Ahora es necesario que el Ayuntamiento de Parla no obstaculice el proceso de licencias y permisos que hagan posible la construcción del centro en el menor tiempo posible y que no impida su difusión y publicidad. “Sin libertad de educación no hay verdadera libertad de convivencia. Libres para vivir, libres para educar”, concluye el comunicado.