La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Mónica Lòpez Barahona: “Con los abortos realizados en España en quince días se cubriría la lista de adopción de un año entero”

GetAttachment.aspxLas leyes, la educación, la economía y los medios de comunicación. Cuatro esferas sociales que podrían contribuir al cambio necesario para concebir una nueva sociedad que defienda la vida y sobre las que han reflexionado los ponentes del Congreso que ha inaugurado la segunda jornada de DALAVIDA.

Moderada por el periodista y escritor Gonzalo Altozano y presidida por monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, la mesa redonda ha contado con la presencia de la directora del Centro de Estudios de la Familia en Universidad Francisco de Vitoria, María Lacalle, el profesor de Teoría y Filosofía del Derecho de la Universidad CEU San Pablo Elio Gallego, el doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid Óscar Vara y la directora de la Cátedra Jerome Lejeune, Mónica López Barahona.

Todos han coincidido al señalar la importancia de una clase política en sintonía con las necesidades y aspiraciones de la sociedad. Como ejemplo de la brecha actual, la doctora López Barahona ha señalado que los abortos provocados practicados en España en sólo quince días -más de 4.000- cubrirían la lista de espera de adopación internacional de todo un año. “¿Cómo es posible que nadie tenga en cuenta este dato?”, se ha preguntado tras recordar que la media de espera del proceso de adopción es de cinco años.

Comprobado, a su juicio, que ninguna mujer a la que se haya ofrecido una alternativa “real” al aborto ha decidido abortar, Barahona pide una política que acompañe de verdad a la mujer en su embarazo.

Por su parte, Oscar Vara ha recordado que “si las personas que nos representan no nos corresponden, es porque no tenemos la suficiente fuerza” como para que vean en peligro su continuidad. “Los que deberían apoyarnos no tienen miedo porque somos un voto cautivo y además desorganizado”, señala Vara, que llama a apostar por la sociedad civil.

Ya en el ámbito educativo, Elio Gallego ha señalado la equivocación de muchos docentes y familias al considerar normal lo que en realidad no lo es. “No nos hemos terminado de creer lo que decía Benedicto XVI, que vivimos en una situación de emergencia educativa”. “Tiene que llegar un momento en que los colegios confesionalmente católicos se pregunten por qué los chicos que estudian y pasan años con ellos apenas se confirman y abandonan la fe católica en cuanto llegan a la madurez”.

En este sentido María Lacalle ha lamentado que cada generación que llega a la Universidad tenga más carencias en conocimiento y también en valores. “Se exige muy poco en el sistema educativo y se forja una personalidad débil”.

Por eso los ponentes han reivindicado una mayor implicación en la educación, no sólo desde los centros, sino también en las parroquias y, sobre todo en las familias.

Un cambio que pasa, recuerda Oscar Vara, por una revolución social. “El objetivo de la sociedad en que vivimos ahora es el dinero, no el bienestar. ¿Para qué educamos? Quiero que la sociedad, la educación de mis hijos, todo esté destinado a que yo me salve. Y eso tiene una serie de implicaciones prácticas potentísimas”.