La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
a Catedral de la Almudena acogerá el funeral el próximo lunes 31 de marzo

El hijo de Adolfo Suárez: «Todo el actuar de mi padre, desde los momentos más estelares hasta los momentos más dolorosos, tiene su única razón de ser en su profunda creencia cristiana»

ALeqM5j3HJjpLjxrSR7Udl93fBJ27rnC6wLa Catedral de Santa María la Real de la Almudena en Madrid acogerá el funeral de Estado del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, que se celebrará el lunes 31 de marzo y será retransmitido por TVE.

Suárez será enterrado en el Claustro de la Catedral de Avila, en una ceremonia familiar. Allí también reposan los restos del medievalista y presidente de la República en el exilio Claudio Sánchez-Albornoz.

El obispo de Ávila ha querido transmitir su más sincero pésame a la familia a través de una carta y ha transmitido su reconocimiento por su ejemplar vida de servicio a toda la sociedad española. Monseñor Jesús García Burillo, también ha destacado el firme compromiso del ex presidente con la Iglesia de Ávila, como presidente de la Acción Católica. «Su legado histórico y moral, más allá de su papel como primer presidente de la democracia, nos reclama una acción política que mire más allá de los intereses puramente partidistas o ideológicos, al servicio de los ciudadanos y no de las estructuras de poder, de su convivencia pacífica y no de proyectos que los enfrenten».

Monseñor García Burillo destaca también su trabajo de conciliación y construcción de unas bases políticas basadas en la libertad y el respeto mutuo permitieron el cambio hacia la democracia de la que hoy disfrutamos.

El hijo de Adolfo Suárez destaca la profunda creencia cristiana

“Todo el actuar de mi padre, desde los momentos más estelares como el 23F hasta los momentos más dolorosos, tiene su única razón de ser en su profunda creencia cristiana”, afirma Adolfo Suárez Illana en un reportaje realizado por Goya Producciones. El reportaje revela que, aún después de perder totalmente la conciencia, Adolfo Suárez quiso seguir asistiendo a Misa, y que incluso se confesó con el entonces Arzobispo de Toledo, hoy Cardenal Antonio Cañizares. Rompiendo su habitual silencio Suárez dijo entonces: “Yo estoy siempre dispuesto a recibir y dar el perdón”.

“Mi padre y mi madre eran personas de una profunda raigambre cristiana, practicantes, y también apóstoles, educándonos a todos los hermanos desde muy pequeños en esa fe cristiana”, afirma el hijo del ex presidente del Gobierno español. Además de la larga enfermedad del padre, la familia Suárez sufrió otras duras pruebas, como la muerte de su madre y la enfermedad y muerte de su hermana Marian, y que sólo la fe les permitió sobrellevar con serenidad.

Este reportaje de 15 minutos forma parte de una serie de cuatro que lleva el título “Sombra y Luz: ¿tiene sentido el sufrimiento?”Los otros tres episodios muestran los casos de: Marimar García, enferma incurable desde pequeña, Blas Muñoz convertido gracias a una enfermedad grave, y Rosario Paniagua profesora universitaria enferma de cáncer.