La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Papa asegura que la finalidad del trabajo no es sólo el lucro, sino la dignidad del hombre

pppapa210313“El trabajo no tiene solamente una finalidad económica o de lucro, pero sobretodo una finalidad que afecta al hombre y a su dignidad. Y si falta el trabajo esta dignidad es herida. Quien es desocupado o subocupado corre el riesgo de ser puesto al margen de la sociedad y de volverse víctima de la exclusión social”. Lo dijo ayer jueves el papa Francisco al recibir en audiencia a más de siete mil entre obreros metalúrgicos que llevaban sus cascos azules, así como a empleados de la siderúrgica de la ciudad italiana de Terni, en ocasión del 130 aniversario de la fundación de la misma, y a algunas delegaciones de fieles de dicha diócesis.

Tras una misa celebrada en la basílica de San Pedro con los trabajadores y empleados fue la audiencia en la sala Pablo VI.

El Papa inició sus palabras con “mi cordial bienvenido a cada uno de ustedes” y tras recordar que la siderúrgica de Terni es símbolo de la capacidad empresarial y obrera y saludar a las diversas autoridades civiles y religiosas, renovó la “cercanía mía y de toda la Iglesia no solamente a la empresa” indicó, sino también “a las empresas de vuestro territorio y a todo el mundo del trabajo”.

“Delante del actual desarrollo de la economía y a las dificultades que atraviesa la actividad laboral es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, las familias y las personas” indicó.

“El trabajo -prosiguió el Papa ante el abarrotado auditorio- se relaciona de hecho, directamente con la persona, su vida su libertad y su felicidad. El valor primario del trabajo es el bien de la persona humana porque como tal, con sus actitudes y sus capacidades intelectuales creativas y manuales.

De aquí deriva que el trabajo no tiene solamente una finalidad económica o de lucro, pero sobretodo una finalidad que afecta al hombre y a su dignidad. Y si falta el trabajo esta dignidad es herida. Quien es desocupado o subocupado corre el riesgo de ser puesto al margen de la sociedad y de volverse víctima de la exclusión social.

Sucede muchas veces que las personas sin trabajo -pienso especialmente a tantos jóvenes de hoy desempleados- resbalan hacia el desánimo crónico o peor, en la apatía. E interrogó: ¿Qué podemos decir delante al gravísimo problema de la desocupación que afecta a los diversos países europeos?

El Santo Padre subrayó que es la consecuencia de “un sistema económico que no es más capaz de crear trabajo, ¡porque puso al centro un ídolo que se llama dinero!” E invitó a los diversos sujetos políticos, sociales y económicos a “favorecer una impostación diversa, basada en la justicia y solidaridad para asegurarle a todos la posibilidad de realizar una actividad laboral digna”.