La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El progreso socialista tropieza con la vida humana

Las campañas electorales deben servir para que el contraste de pareceres permita discernir al electorado el sentido de su voto. De momento, la ausencia de candidatos del Partido Popular a las elecciones europeas, ha dejado solo al PSOE sin que nadie le rebata todavía. Para poner énfasis en su diferencia con el centro-derecha, la candidata socialista Elena Valenciano está centrando su discurso en lo que llama “recortes de las libertades”, que achaca al Partido Popular por su anteproyecto de ley de defensa del no nacido y de la maternidad, que rectificaría profundamente la ley de aborto libre aprobada en la anterior legislatura. El socialismo, y con él toda la izquierda, trata de convencer a la sociedad de que el “derecho” al aborto es una conquista de la mujer que debe estar por encima del principal derecho humano: el derecho a la vida. 

Para defender esta idea el socialismo silencia todos los avances científicos que avalan la condición humana del “nasciturus” y olvida la doctrina del Tribunal Constitucional que establece la obligación de su tutela jurídica; y por último censura el drama de las mujeres abocadas al aborto. Parece que esto es lo que Valenciano se propone llevar al Parlamento europeo para dar la batalla al centro-derecha, como si el progreso de las sociedades europeas dependiera de la muerte de millones de vidas humanas, sacrificadas en aras de una libertad previamente despojada de responsabilidad. Esperemos que el candidato del Partido Popular deje las cosas en su sitio cuando entre campaña.