La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

San José, signo de fidelidad y alegría

 

La Iglesia celebra hoy con gran gozo la festividad de San José, que este año coincide con el primer aniversario del comienzo del pontificado de Francisco. Esta coincidencia trae a consideración la misión del Papa como sucesor de Pedro que consiste en custodiar la Iglesia, el mismo papel que San José desempeñó en vida como fiel cuidador de la primera iglesia doméstica integrada por la Sagrada Familia. Custodiar a Jesús con María, custodiar toda la creación, custodiar a todos, especialmente a los más pobres, custodiarnos a nosotros mismos. Así lo explicaba Francisco en la Misa de inicio de su pontificado. Y es que, en la historia, José es el hombre que ha dado a Dios la mayor prueba de confianza. Desde entonces el gran patriarca vela por la Iglesia aunque no fue hasta 1870 cuando el Papa Pío IX lo reconoció públicamente al proclamarlo su patrono universal en momentos especialmente difíciles para la cristiandad.

La palabra más recurrente de esta jornada es “fidelidad”, la virtud por la cual  San José es también el patrono de los seminaristas. Este año el Día del Seminario tiene como lema en España “La alegría de anunciar el Evangelio”, tomado de la reciente exhortación apostólica del Papa Francisco. “No se puede pensar en una Iglesia sin alegría y la alegría de la Iglesia es justamente anunciar el nombre de Jesús”, decía el Papa en una reciente homilía. El modelo cabal de fidelidad y de alegría nos los ofrece San José, aquel servidor justo y solícito que el Señor puso al frente de la Sagrada Familia y al que miran hoy los futuros pastores de nuestra Iglesia.