La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Contra la trata de seres humanos

 

Diferentes representantes de las grandes religiones del mundo han firmado en el Vaticano un acuerdo contra la trata de personas, con el objetivo de sensibilizar contra esta lacra y poner medios para su erradicación. La esclavitud moderna y la trata de personas constituyen un crimen contra la humanidad. La explotación física, económica y sexual de hombres, mujeres y niños condena actualmente a millones de personas a la deshumanización y a la más terrible de las degradaciones. Como se recoge en el documento, cada día que sigamos tolerando esta situación, violamos nuestra humanidad común y ofendemos la conciencia de todos los pueblos.

El fenómeno de la trata de personas, por el que ha mostrado una especial sensibilidad el Papa Francisco, está más cerca de lo que nos podemos imaginar. Incluso en países desarrollados, con mucha población anciana  que necesita mucha gente para sus cuidados. Por tareas como ésta también puede iniciarse una forma de trata de personas. Como nos dijo el Papa el pasado Miércoles de Ceniza, no es posible permanecer indiferentes sabiendo que existen seres humanos comprados y vendidos como mercancías. Es una plaga y una vergüenza social ante la que debemos hacer un profundo examen de conciencia.