La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

11 M. Oración por las víctimas, concordia de todos

El cardenal Rouco Varela ha presidido en Madrid un funeral por los muertos del 11-M cuando se cumplen diez años de los atentados que acabaron con la vida de 192 personas. Ha sido un gesto de unidad al que se han sumado todas las asociaciones de víctimas, el Rey y el presidente del Gobierno.

Es bueno rezar juntos por los fallecidos, nos ayuda a todos a superar la terrible ideologización que sufrió la sociedad española tras el estallido de las bombas. La perspectiva del destino último de aquellos a los que se les arrebató la vida nos ayuda a tener una mayor mirada de concordia. Falta nos hace. Estos diez últimos años han estado marcados por una durísima polarización de la sociedad española. Es como si una misteriosa onda expansiva se hubiese prolongado desde Atocha para destruir la conciencia de que es más lo que une que lo que nos separa.

No hay por qué escandalizarse. Las instituciones democráticas no son capaces, por sí mismas, de generar una unidad golpeada por el terrorismo. También en la reciente historia europea se hizo necesario fundamentar en hondas raíces la convivencia para superar el mal que azotó  al Viejo Continente. Seamos realistas, reconozcamos que la vida en común es frágil, está necesitada de ayuda, de sólidas razones.