La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El sacerdote José Fernando Rey publica un nuevo libro “Cristo en su pasión”, fruto de muchos años de oración

“Cristo en su pasión” es el titulo de la nueva obra que acaba de publicar el sacerdote y escritor José Fernando Rey Ballesteros, que narra como él mismo explica, sus “soledades ante Cristo crucificado”. El libro, cuyo prólogo lo ha escrito el Delegado de Medios del Arzobispado de Madrid, Juan Pedro Ortuño, ha sido publicado por la editorial Cobel, pero también se puede adquirir con iBooks en los dispositivos iOS y con iTunes desde el ordenador. Para otros soportes se puede encontrar en Amazon.

En el prólogo, Juan Pedro Ortuño apunta a que la clave del libro es “la relación entre Dios y el hombre” pero presentada de una manera “novedosa y conmovedora”. Y destaca que el autor invita a considerar “cómo estamos más necesitados de recibir amor que de entregarlo”. Así, señala que el lector irá descubriendo a través de las líneas de esta obra que no se trata de una “Pasión” al uso sino que el libro está escrito “en oración”.

Para Juan Pedro Ortuño, “vivimos en la dispersión, creyendo que en la distracción y el activismo encontraremos la respuesta a la búsqueda de la felicidad”. Sin embargo, “las cosas del alma, sin separar la unión en la carne, sólo se pueden discernir en el hondón del corazón, que es propiamente donde se encuentra Dios”. Por eso, explica que Fernando Rey invita continuamente a “dialogar íntima y sosegadamente con Él” para que así el hombre se ahorre tanta “resignación, frustración y amargura”.

Hablando de los mártires, afirma que sólo se puede entender si se tiene presente que  Cristo está enamorado de la Cruz y afirma que cuando Cristo es clavado en la Cruz en el calvario, “se transforma en lo más compasivo, lleno de ternura y misericordia”.

Finalmente, anima a que a través de la lectura de “Cristo en su pasión”, descubramos que el amor y la felicidad “se encuentran mucho más cerca de lo que imaginas”. Y es que “ese Cristo que murió en la Cruz, se anticipa, desde entonces, a cualquier sufrimiento que puedas padecer. Y sepultando en su carne los padecimientos de cualquier ser humano de todos los tiempos, pasados, presentes y futuros, resucitó para que, llegada la hora, resucitemos con Él por toda la eternidad”.

Para el autor, Fernando Rey, se trata de una obra fruto de “muchos años de oración, y un año de trabajo para plasmar en palabras cuanto he podido de esa oración”. “Son, según explica, mis soledades ante Cristo crucificado” que “al ponerlas por escrito y ofrecerlas a quien quiera tomar parte en ellas, me sitúo en el papel de quien se ha adentrado en una cueva y narra cuanto en ella ve. No puedo suplir la oración personal del lector. Simplemente, trato de animarlo, con mi narración, a que él también entre sin miedo y se sitúe ante ese Jesús paciente que ha ofrecido su vida por cada uno de nosotros. Por eso le pido a Dios que quien lea este libro no se conforme con conocer mi relato, sino que se sienta animado a adentrarse personalmente en esta noche y alcanzar su propia intimidad con Cristo junto a la Cruz”.