La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Una Iglesia viva y misionera

La Iglesia celebra el Día de Hispanoamérica, este año marcada por el hecho inédito de la presencia del primer Papa venido del Nuevo Mundo, un hecho histórico que debe servir de acicate a los católicos que hablan en español. En este día la Iglesia universal da las gracias a los miles de misioneros españoles que siguen acompañando a las comunidades cristianas de Hispanoamérica, de las que a su vez, cada vez parten más misioneros hacia otros continentes. Pero esas vocaciones no se improvisan.

El misionero surge de una comunidad viva, y por eso es preciso reavivar su fe, superando el pesimismo estéril y cierto derrotismo que va mellando las fuerzas físicas y espirituales de los creyentes. Es fundamental salir con alegría y confianza al encuentro de los alejados, de los pobres, de los que sufren.., salir hacia todos esos lugares que el Papa llama periferias existenciales, pero para ello es preciso ser conscientes de que la misión desborda ampliamente nuestras fuerzas. Lo primero y fundamental es estar “centrados” en Cristo, igual que aquellos primeros evangelizadores de América. Sólo una fe firme les pudo empujar a emprender una aventura que, en términos humanos, hubiera parecido descabellada.