La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Durante la visita Ad Limina de los obispos españoles

El Santo Padre se quedó «helado» al conocer el número de abortos en España

18380001_1393609309198_70_19_0_graEl Santo Padre se ha referido a la situación de los no nacidos en España y ha confesado públicamente sentirse «helado» al conocer las cifras de los casos de aborto en nuestro país. Su Santidad el Papa Francisco ha comentado que por desgracia en muchos casos «en el centro de esta tragedia está el dios dinero y no la persona humana» añadiendo que «lo que no cabe en ese orden se descarta, y se descartan los chicos que sobran y no conviene que vengan. Cuando los obispos españoles me informaron de la cantidad de abortos, y ante ese número, me quedé helado». 

Las declaraciones del Papa se han producido después de recibir al arzobispo de Madrid, cardenal Antonio María Rouco Varela, que estuvo acompañado de sus obispos auxiliares Fidel Herráez, César Augusto Franco y Juan Antonio Martínez Camino.

También acudieron a la audiencia con el Papa el arzobispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, y el de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá.

Por su parte, el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, estuvo acompañado por Vicente Juan Segura, obispo de Ibiza; Javier Salinas Viñals, de Mallorca; Salvador Giménez Valls, de Menorca; Jesús Murgui Soriano, de Orihuela-Alicante, y Casimiro López Llorente, obispo de Segorbe-Castellón de la Plana.

La visita «Ad Limina Apostolorum» es la que todos los obispos diocesanos deben realizar al Vaticano para informar al papa sobre el estado de la diócesis que gobiernan. El encuentro se enmarcó en la visita de 83 prelados españoles al papa argentino, entre el pasado 24 de febrero hasta el próximo día 3 de marzo, día en el que recibirá a toda la Conferencia Episcopal Española.Se trata de la primera visita «Ad Limina» de los obispos españoles al papa Francisco.

Por otra parte, el portavoz de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, ha informado que Su Santidad canceló su visita al Seminario Mayor de Roma por una leve «indisposición» que le ha producido unas «décimas de fiebre». Tras haber realizado una evaluación médica del pontífice, finalmente su doctor le recomendó «reposo» y le instó a cancelar la visita prevista para la tarde de hoy, detalló el portavoz en un comunicado.