La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Gobierno español condena la salvaje matanza de estudiantes cristianos en Nigeria a manos de Boko Haram

 cristianos-quemados-11may12Un grupo de 50 hombres armados pertenecientes al grupo radical yihadista Boko Haram (“La enseñanza occidental está prohibida”), vinculado a la organización terrorista Al Qaída, mataron al menos a 59 estudiantes de una escuela secudaria en la localidad de Buni Yadi, en el noreste de Nigeria, según confirmaron ayer las autoridades locales.
Los islamistas radicales ingresaron en la madrugada de este martes en el centro educativo de titularidad cristiana y prendieron fuego a la institución. Las víctimas, en su mayoría niños, murieron asesinados o en el incendio que se declaró en la escuela (la imagen corresponde a un ataque yihadista similar). Al parecer, los agresores lanzaron explosivos en el recinto del internado, abrieron fuego en los cuartos y mataron a algunas de las víctimas con arma blanca, según fuentes médicas del Hospital Sani Abacha de Damaturu que no han sido no confirmadas oficialmente, informó la agencia francesa AFP.

En un comunicado oficial, el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan reprobó “el asesinato atroz, brutal y sin sentido de los estudiantes sin culpa por parte de terroristas y fanáticos trastornados, que han perdido claramente toda la moralidad humana y han descendido a la bestialidad”. Por su parte, el Gobierno español condenó “el deleznable ataque terrorista” en un nota del Ministerio de Asuntos Exteriores. “En estos terribles momentos, España expresa su solidaridad con el pueblo y autoridades de Nigeria, y traslada sus condolencias a los familiares de las víctimas”, manifestaron desde Asuntos Exteriores.

Tras separar a las mujeres de los hombres, los islamistas tirotearon y después quemaron vivos a los varones mientras a las mujeres se les pidió que «leyeran el Coran, abandonaran el centro y buscaran un marido», de acuerdo al comisario general de Policía del estado, Sanusi Rufai.

Recientemente, Boko Haram iniciaba una campaña de terror contra «el saber occidental» atacando centros universitarios del norte del país. Éstos son los casos del asalto a la universidad Bayero, en el Estado de Kano, que en abril de 2012 provocaba 16 muertos, o del mortal tiroteo en septiembre de ese mismo año de Abubakar Salihu, catedrático de la universidad de Ado-Ekiti. De igual modo, solo en el último año se han producido hasta cuatro ataques similares al de esta semana en el estado de Yobe.

Una incomprensible fijación contra el conocimiento, más aún, ante su escolástico origen. En 2002, ante la crisis económica que asolaba el norte del país, cerca de 200 estudiantes pertenecientes, en su mayoría, a la universidad de Maiduguri decidieron establecerse en un campamento cercano a la frontera con Níger. Diez años después, su experiencia académica es ya bien diferente: más de 1.000 muertos y un odio extremo hacia sus antiguos educadores. No en vano, en septiembre de 2011, Boko Haram emitía un comunicado en el que amenazaba a 19 centros de enseñanza superior del país con iniciar una oleada de atentados si no dejaban de impartir «educación occidental».

 «Mohammed Yusuf, fundador de la organización, fallecido en 2009 hablaba perfectamente inglés, además de haber recibido una educación plenamente occidental», destaca el imán Hussein Zakaria, uno de los principales líderes religiosos locales. «Por ello, siempre entendió el peso de los centros universitarios en el desarrollo del país», añade.

«Al igual que los talibanes destruyeron los budas en Afganistán[las centenarias estatuas de Bamiyan fueron dinamitadas en marzo de 2001 por el grupo], los islamistas que operan en África quieren acabar también con cualquier símbolo cultural del pasado. Y no hay mayor templo que las universidades», destaca el analista somalí Abdelaziz Yusuf.