La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Lo que en realidad interesa al PSOE

Para una buena parte de la sociedad, ha podido sorprender que el presidente del Gobierno no quisiera responder, durante el primer día del debate sobre el Estado de la Nación, a los reiterados envites del líder socialista para que retirase el proyecto de ley de reforma del aborto. Sin embargo, de haber entrado al trapo se hubiera desvirtuado el debate que Mariano Rajoy quiso centrar en la mejoría de la situación económica y en el mensaje de esperanza que quería llevar a los españoles que más han sufrido las consecuencias de una obligada política de austeridad. A lo largo de los duros intercambios dialécticos que se registraron durante la tarde, quedó en evidencia que a la oposición socialista apenas le  importaba el cambio de rumbo que ha imprimido el Gobierno a la economía, aparte de negarlo. Lo que le interesa a la oposición, lanzada ya en campaña electoral, es poner en evidencia los supuestos recortes a las libertades y derechos que, a su juicio, entrañan proyectos de ley como el de seguridad ciudadana y de reforma de la ley del aborto como señas de identidad de la derecha.

Lo que  Pérez Rubalcaba pretendía era demostrar que el Gobierno había utilizado la crisis económica como coartada para aplicar “poéticas de derechas”, pero lo que quedó en evidencia fue justo lo contrario: que el anterior gobierno socialista trató de tapar la crisis para imponer sus dogmas laicistas, especialmente la ley del aborto libre, desechando cualquier acuerdo con el Partido Popular, al que trató de marginar de la vida política. Con sus luces y sombras, estos dos años de  gobierno del Partido Popular, en condiciones muy duras, han mostrado una moderación y un realismo de los que siempre careció la etapa de Zapatero. En todo caso, parece obvio que al PSOE le trae sin cuidado la mejora de la economía y que lo suyo es volver a su proyecto de ruptura cultural para acomodar la sociedad a su ideología.