La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La unidad como valor de futuro

 

La primera intervención del Presidente Rajoy durante el Debate del Estado de la Nación estuvo preferentemente centrada en cuestiones de índole económica. Es verdad que la gravedad de la situación española en materia de desempleo, déficit y deuda exigen que una política muy activa en estas cuestiones. Pero la política no solo es la administración de las cosas, sino también la defensa de los valores sobre los que se articula nuestra convivencia social.

La cuestión catalana, entendida como el desafío soberanista lanzado por el Gobierno de Artur Mas, afecta de lleno a ese tejido ético, cultural y jurídico. Mariano Rajoy no ha dejado pasar la oportunidad para dejar claro, desde la tribuna del Parlamento de España, que la unidad entre los españoles es un valor que el Gobierno de España no solo defenderá como herencia del pasado, sino que promoverá cara al futuro.

La claridad y la contundencia no necesitan de agresividad. Es verdad que algunos querrían que el Presidente usase un estilo más combativo frente al proyecto secesionista de Artur Mas. Rajoy es el Presidente del Gobierno de España y le corresponde el deber de velar por los derechos y libertades de todos los españoles sin excepciones, y de mantener los lazos institucionales, aún cuando algunos hayan optado por la deslealtad. Rajoy ha optado por defender la ley y promover el bien de la unidad sin atizar el fuego de la discordia, y es posible que el futuro más inmediato le dé la razón.