La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Santo Padre pide que no nos acostumbremos al escándalo de la guerra

Niños-pobresLos niños hambrientos en los campos de refugiados mientras los fabricantes de armas hacen fiesta en los salones. Esta fue la reflexión del Santo Padre ayer en la homilía de la misa de Santa Marta. La homilía de Francisco fue un llamamiento para la paz y contra la guerra, en el mundo y en la familia.

El Papa sostuvo que la paz no puede ser solo una «palabra» y exhortó a todos los cristianos a no acostumbrarse al escándalo de la guerra.

Por ello el Pontífice explicó: «y los muertos parecen formar parte de una contabilidad cotidiana. ¡Estamos acostumbrados a leer estas cosas! Y si nosotros tuviéramos la paciencia de enumerar todas las guerras que en este momento hay en el mundo, seguramente tendríamos varios folios escritos. Parece que el espíritu de la guerra se esté adueñando de nosotros. Se hacen actos para conmemorar el centenario de esa Gran Guerra, tantos millones de muertos… ¡Y todos escandalizados! ¡Pero hoy es lo mismo! En lugar de una gran guerra, pequeñas guerras por todos sitios, pueblos divididos… Y para conservar el propio interés se matan, se matan entre ellos».

Retomando las palabras del apóstol afirmó que «vuestra risa se cambie en luto y vuestra alegría en tristeza…». Así pidió que «es esto lo que debe hacer hoy, 25 de febrero, un cristiano delante de tantas guerras, por todos lados»: «llorar, hacer luto, humillarse». Finalmente pidió que «el Señor nos haga entender esto y nos salve de acostumbrarnos a las noticias de la guerra».