La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

CONVERSACIONES. Capítulo XXX. Muerte y proyecto (II)

CONVERSATION BETWEEN BELIEVERS AND NON-BELIEVERS

 ABSTRACT

Chapter XXX: “Death and project” (“Muerte y proyecto”).

 

Marías asserts that the problems of death and immortality must be tackled from a personal and biographical perspective. In this perspective, two fundamental questions for Man make sense: “who am I?” and “what will become of me?” For Marías, death is a frontier which he cannot understand as just the end of life.

Talking about immortality, Marías wonders himself about the meaning of this life: if we are destined to other life, a life which is not brief and temporary… what for? In order to answer this question, Marías assumes that it must be another life, and that this other life must be “my own other life”, with specific characteristics. As said in previous chapters, Man builds his own life once created, and what he builds it continues in the other life. Marías says that this life is a choice for the other one and what we choose now will be realized then: “we condemn us to be truly and forever what we have wanted to be”, he says.

At the end of the chapter, Marías wonders himself: what is really important in life? For him, there is no doubt: those things in front of which we say “yes” in a radical way, without hesitating; those things I desire and want forever, because without them I cannot be actually me.

 

A continuación nos adentramos en el Capítulo XXX: Muerte y proyecto, último capítulo de la obra deJulián Marías Antropología metafísica.

 

De ahí que el problema de la muerte y la inmortalidad requieren que se plantee desde una perspectiva personal y biográfica: el hombre remite a la muerte, su vida humana, a la perduración, la estructura empírica de la vida es cerrada, pero la vida es apertura[1].

Es en este sentido, según Julián Marías, cobran sentido las dos preguntas fundamentales que el hombre se ha hecho: ¿Quién soy yo? y ¿qué será de mí? La muerte para Julián Marías es una frontera, pero “la consideración de la muerte como mero acabamiento de la vida la deja en toda su incomprensibilidad […] en modo alguno consigue dar razón de ese hecho, que es morir”[2].

Julián Marías sitúa al hombre en otro problema: desde la vida perdurable o inmortalidad, cuál es el sentido de esta vida. “Si estamos destinados a otra vida sin los internos conflictos de ésta y, sobre todo, sin su carácter fugaz y pasajero, sin su mortalidad constitutiva, ¿para qué ésta? […] La idea de que Dios nos «prueba» en esta vida, nos somete a una especia de examen moral […] es demasiado tosca e insatisfactoria”[3]. Este problema de la muerte lleva a nuestro filósofo a preguntarse el fundamento divino de la persona[4], y le lleva a afirmar que “Mi vida es mía la de cada cual; no hay nada que pueda llamarse «vida en general». La «otra vida» tiene que ser mi otra vida. No solamente «vida», entendida como una especia determinada, porque no se trata de esto, sino con los caracteres que intrínsecamente le pertenecen”[5]. A este respecto nuestro filósofo afirma que “si Dios nos pusiera directamente en el paraíso, seríamos otra cosa. El hombre es quien, una vez creado y puesto en la vida, se hace a sí mismo. Y se hace proyectivamente, y no sólo en su trayectoria real, la que podemos contar en su biografía”[6].

Podemos imaginar esta vida como elección de la otra, la otra como realización de ésta. Afirma Julián Marías como, desde siempre, le conmovió el terrible verso Diesirae, donde todo lo oculto aparecerá. Marías afirma que “A eso nos condenamos: a ser de verdad y para siempre lo que hemos querido”[7].

Al final del capítulo Marías se pregunta: “¿Qué cosas interesan de verdad en esta vida? Para mí, la norma es clara: aquellas frente a las cuales la muerte no es una objeción; aquellas a las cuales digo radicalmente «sí»; con las cuales me proyecto, porque las deseo y las quiero para siempre, ya que sin ellas no puedo ser verdaderamente yo”[8].

 



[1]MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 222

[2]MARÍAS, J., Introducción a la filosofía, Alianza Editorial, Madrid, 1981, pág. 316

[3]MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 223

[4]MARÍAS, J., Introducción a la filosofía, Alianza Editorial, Madrid, 1981, pág. 318

[5]MARÍAS, J., La felicidad humana, Alianza Editorial, Madrid, 1994, pág. 358

[6]MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 223

[7]MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 223

[8]MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza Editorial, Madrid, 1995, pág. 224