La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Francisco anima a los judíos y a los cristianos a que actúen juntos para la construcción de un mundo más justo y fraterno

1_0_772841Ayer a las 11.30 en la sala del Consistorio, el Santo Padre recibió a la delegación del American Jewish Commitee, el Comité Judío Estadounidense. En su discurso Francisco agradeció la labor que este comité ha realizado en el curso de los años “una valiosa contribución al diálogo – dijo – y a la fraternidad entre hebreos y cristianos”. El Papa recordó que el próximo año se conmemorará el quincuagésimo aniversario de la declaración Nostra aetate del Concilio Vaticano II, “que constituye” – afirmó – “aún hoy para la Iglesia el punto de referencia imprescindible para las relaciones con nuestros hermanos mayores”.

Junto al diálogo, subrayó el Obispo de Roma, es importante destacar que hebreos y cristianos “pueden actuar juntos para la construcción de un mundo más justo y fraterno” y “en modo particular” – destacó – “el común servicio a favor de los pobres, emarginados y sufrientes”. Deber, dijo el Papa, que nos ha confiado Dios y que se funda en las Sagradas Escrituras.

Francisco recordó además la importancia de transmitir a las nuevas generaciones “el patrimonio de conocimiento recíproco, de estima y de amistad construido en estos años gracias también al empeño de asociaciones como la vuestra”. Por ello, dijo, “espero que el tema de las relaciones con el hebraísmo se mantenga vivo en los seminarios y centros de formación de los laicos católicos y así como confío también que, en las comunidades judías, crezca el interés por el conocimiento del cristianismo.

Finalmente, recordando su próximo viaje a Jerusalén, el Santo Padre pidió que oren por él “para que este viaje dé frutos de comunión, esperanza y paz”.