La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El PP asume la indisciplina de la diputada Celia Villalobos, que asume la postura de la izquierda en contra de la defensa de la vida del no nacido

 fotonoticia_20140211163931_500La vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, y otros dos diputados del PP,por equivocación, José Eugenio Azpiroz y María Eugenia Romero, han votado a favor de la retirada del anteproyecto de ley del aborto en una votación pública en el Congreso de los Diputados, rompiendo así la disciplina de voto del Grupo Popular, según se desprende del boletín de votaciones electrónicas personalizadas. En el caso de José Eugenio Azpiroz y de María Eugenia Romero se trata de un error, según ha precisado él diputado en declaraciones a los medios tras la votación, así como la parlamentaria en declaraciones a Europa Press.

En el caso de Villalobos es conocida su disconformidad con la normativa que lidera Alberto Ruiz-Gallardón, tal y como ella misma ha manifestado en más de una ocasión. De hecho, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, minutos antes de emprenderse la votación ya asumía que la vicepresidenta primera del Congreso iba a saltarse la disciplina de voto del PP.

Esta vez se votaba una moción de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) que instaba al Gobierno a retirar también la reforma de la interrupción voluntaria del embarazo y a la que PP, Uniò y UPN habían anunciado su voto en contra. Por eso y pese a las fugas en el Grupo Popular, la iniciativa tampoco ha salido adelante. Como es sabido, en la votación secreta del martes, el PP superó el reto pero sus votos no sumaron los diputados del Grupo Popular presentes en el hemiciclo, lo que daba a entender que hubo alguna abstención. Un total de 183 diputados votaron contra la petición del PSOE de retirar la reforma, incluyendo los seis de Unió y el de UPN, por lo que las papeletas del PP debieron de ser 176, cuando en el hemiciclo había 178 diputados del Grupo Popular, lo que indica que, al menos, dos de los diputados del PP podrían haber derivado en la abstención.

Villalobos, la díscola abortista…

No se trata de la primera vez que Villalobos rompe la disciplina de voto de su grupo parlamentario. La última vez fue en mayo de 2013, en una moción del PSOE que pedía también la retirada del anteproyecto de ley del aborto y en la que la exministra se negó a votar en protesta por la intervención de su compañera de ‘filas’ Beatriz Escudero. En ese caso, la dirección del Grupo Popular en el Congreso decidió multar a la vicepresidenta primera de la Cámara con una multa de tipo medio entre las que impone el grupo parlamentario (entre 300 y 400 euros), teniendo en cuenta que las máximas sanciones ascienden a 500 euros. Villalobos, que ya contaba con al menos dos episodios previos de ruptura de la disciplina de grupo en temas sensibles como el aborto (2009) y el matrimonio homosexual (2005).

… y el díscolo Monago que busca un consenso imposible con el PSOE

Por otra parte, el Parlamento de Extremadura ha aprobado en una votación secreta la iniciativa presentada por el Grupo Popular para reclamar al Gobierno que no se avance en la tramitación del anteproyecto de reforma de la Ley del Aborto hasta que “no se haya consumado el diálogo” con otras fuerzas políticas y “alcanzado acuerdos de consenso”. Asimismo, ha pedido retirar la reforma a través de otra propuesta socialista, esta última sin el apoyo del PP.

Estas dos iniciativas se han aprobado en el pleno que el Parlamento de Extremadura ha celebrado este jueves y que, aunque hayan sido debatidas de forma conjunta, posteriormente se han votado por separado, en una votación que a petición del PP ha sido secreta y por llamamiento. Cabe destacar que el presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha estado ausente en gran parte del debate de estas iniciativas, lo que ha sido criticado reiteradamente por el portavoz del Grupo Socialista, Valentín García.

La primera iniciativa en votarse ha sido la del PP, en la que se ha pedido al Gobierno que no se avance en la tramitación del anteproyecto de reforma de la Ley del Aborto hasta que “no se haya consumado el diálogo” con otras fuerzas políticas y “alcanzado acuerdos de consenso”. Esta iniciativa del PP ha salido adelante con 35 votos a favor, que se corresponderían con los 32 del PP y los tres de IU (que ya había anunciado su apoyo a la propuesta); 28 en contra, que se corresponderían con los diputados del PSOE, y dos votos en blanco, del partido regionalista Prex-Crex.

Por su parte, la propuesta del Grupo Parlamentario Socialista en la que insta al Gobierno de España a “desistir definitivamente” de la tramitación del anteproyecto de reforma de la Ley del Aborto, se ha aprobado con 33 votos a favor (que son los 28 del PSOE, tres de IU y dos de los regionalistas de Prex-Crex ) y 32 votos en contra del PP.

Derechos y obligaciones

En el debate de las iniciativas, en nombre del Grupo Parlamentario Popular ha tomado la palabra la diputada Francisca Rosa, quien ha reconocido que el tema del aborto es “controvertido” en el que se habla de “sensibilidades”, pero “también de derechos”, por lo que ha considerado “necesario legislar, sobre todo cuando entran en conflicto distintos derechos”.

Francisca Rosa ha defendido que “nadie puede negar a una mujer su derecho a ser madre, ni tampoco nadie puede obligarle a serlo”, y ha explicado que con esta iniciativa, el PP, “con independencia del contenido del anteproyecto, que tiempo habrá de debatirlo”, es partidario de iniciar un “proceso de diálogo que conduzca a una regulación mucho más consensuada”.

El objetivo es que “los diputados del Parlamento de Extremadura nos pongamos de acuerdo y hagamos un llamamiento a un debate serio, sereno y responsable” sobre la Ley del Aborto, respecto a la que “conviven múltiples sensibilidades” en la sociedad. La diputada del PP extremeño ha destacado que el derecho a ser madre “no es un tema baladí, y no podemos resolverlo de un plumazo con una solución simplista”, de ahí la propuesta del PP para “abrir un proceso de diálogo y debate con el resto de las fuerzas políticas” para alcanzar un regulación del aborto “más consensuada”.

En ese sentido, el objetivo de esta iniciativa es que “se sepa qué pensamos la mayoría de los extremeños” sobre esta reforma, por lo que ha invitado a toda la oposición en general, y al PSOE en particular, a que se sumen a esta propuesta de pronunciamiento. Así, la diputada del PP ha aseverado que el PSOE ha presentado esta iniciativa “para salir en la foto”, ya que según ha dicho, a los socialistas “no les importan las mujeres ni el aborto, solo quieren conseguir un rédito electoral”.

La postura del PSOE…

Por su parte, en representación del Grupo Parlamentario Socialista, su portavoz, Valentín García, ha destacado que el PSOE va “a defender por encima de todo el derecho de la mujer a decidir”, y ha defendido la ley de 2010 como una ley “equilibrada” que contó “con un gran consenso social y político”. García ha explicado que en esta materia, el PSOE defiende la existencia de una “ley de plazos”, y ha alertado de que si se aprueba la “Ley Gallardón”, ésta “despojaría de derechos a las mujeres” y generaría “inseguridad jurídica”, además de “mujeres de primera y de segunda”.

Una situación que el PSOE “no puede consentir”, ha advertido Valentín García, quien ha querido dejar claro que “la mujer debe decidir, que el Estado debe legislar y las iglesias deben callar respetando el derecho de decisión de las mujeres”. En ese sentido, el portavoz socialista ha advertido que el PSOE no apoyaría la iniciativa del PP para hacerle el “palio” y que Monago “vaya a Madrid a simular lo que no cree y lo que no defiende”, ya que a su juicio, el presidente extremeño “utiliza el consenso para propaganda y para demagogia”, algo a lo que “el PSOE le dice no”. “Nosotros no traicionaremos el derecho de las mujeres para que usted vaya a Madrid a simular una realidad ficticia”, ha señalado el portavoz socialista, quien ha recordado que Monago “no ha dicho todavía nada del contenido de esta iniciativa”, por lo que le ha preguntado si está “a favor o en contra” de este anteproyecto.

… y la postura de Izquierda Unida

Por su parte, el diputado del Grupo Parlamentario de IU Víctor Casco, ha considerado que tras esta ley subyace “una actitud machista que considera que la mujer no puede decidir sobre su pripio cuerpo”, y por eso “quieren intervenir sotanas, médicos y psicológos” en este proceso. Así, Víctor Casco ha reclamado el “derecho de la mujer a decidir” y en ese sentido ha anunciado el voto de IU a favor de la iniciativa del PSOE a pesar de que su formación considera que “la ley de 2010 se tiene que modificar”.

En ese sentido, el diputado de IU ha aclarado que si la iniciativa del PSOE fuera pedir que se aceptara la ley de 2010, IU habría votado en contra ya que con esta norma “se sigue penalizando a la mujer que aborta” fuera de los plazos, y ha señalado que IU tiene una “concepción más amplia” y que la mujer no sea penalizada en ningún caso. Así, IU considera que la ley de 2010 se tiene que modificar pero “para mejorarla”, y no “para retroceder y volver 30 o 40 años atrás, como quiere el PP”.

Respecto a la iniciativa de IU, Víctor Casco ha anunciado que su formación también votaría a favor ya que “si es posible que 65 diputados se pongan de acuerdo en mostrar su rechazo a esta ley, bienvenido sea”, y porque esta petición, el PP pide que se paralice su tramitación.